•   WASHINGTON / EFE  |
  •  |
  •  |

El secretario de Defensa de EU, Leon Panetta, advirtió ayer que atacar las instalaciones nucleares de Irán podría tener efectos “inesperados”, lejos de disuadir a Teherán de su programa, y un “serio impacto” en la región.

“Hay que tener cuidado con las consecuencias inesperadas”, respondió a preguntas de los periodistas en una rueda de prensa en el Pentágono, en la que estuvo acompañado del jefe del Estado Mayor conjunto, Martin Dempsey.

“Esas consecuencias podrían implicar no solo no detener a Irán de lo que quiere hacer, sino, más importante, podría tener un serio impacto en la región y un serio impacto en las tropas estadounidenses en la región”, elementos que “necesitan ser considerados cuidadosamente”.

Los comentarios de Panetta se producen después de que esta semana el Organismo Internacional de Energía Atómica, OIEA, informara de que existen indicios de que Irán ha mantenido hasta un pasado reciente actividades que solo pueden estar relacionadas con el desarrollo de armas nucleares.

Según Panetta, que señaló que EU comparte las preocupaciones de Israel respecto a este informe, un ataque debe ser el “último recurso”, y consideró, al igual que su predecesor, Robert Gates, que solo retrasaría el programa nuclear.

Por ello, subrayó que la importancia de que la comunidad internacional aplique “las sanciones más duras posibles”, económicas y diplomáticas para presionar a Teherán.