•  |
  •  |

El presidente peruano Ollanta Humala sostuvo que su polémico vicepresidente Omar Chehade, acusado de presunto tráfico de influencias, ya dio un paso al costado y no pertenece al Ejecutivo, informó ayer domingo el diario El Comercio.

“Para mí ya dio un paso al costado, nosotros hemos señalado que lo que más le convendría es dar un paso al costado y eso es lo que ha hecho (Chehade)”, dijo el mandatario en una entrevista desde Hawai, al margen de la Cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico, APEC.

El vicepresidente Omar Chehade anunció el martes último que “no ejercerá sus funciones”, lo que equivale a una licencia, mientras duren las investigaciones de la Fiscalía y del Congreso sobre un escándalo de tráfico de influencias.

“(Chehade) no pertenece al Ejecutivo, por lo tanto nosotros no tenemos ninguna relación con él en estos momentos”, dijo el Jefe de Estado sin entrar en detalles.

La periodista le preguntó al mandatario si Chehade le presentó su renuncia al cargo. “Repito es un caso cerrado, se le pidió que diera un paso al costado y dio un paso al costado”.

Supuesta corrupción
El vicepresidente que también es congresista, es investigado en la Fiscalía y en el Congreso por haber expresado presuntamente interés -ante unos altos oficiales de la Policía a los que había invitado a una cena- en desalojar a los trabajadores de una cooperativa azucarera de las tierras que ocupan desde hace tres años para entregárselas al poderoso grupo empresarial peruano Wong.

El caso de esa cooperativa azucarera está en manos de la Justicia, que debe decidir el destino de las tierras.

Además, la subcomisión de Acusaciones Constitucionales del Congreso acordó investigar a Chehade por cuatro delitos: tráfico de influencias, patrocinio ilegal, cohecho activo y falsedad genérica.

Ante la avalancha de críticas y pedido de todos los sectores políticos para que el vicepresidente renuncie al cargo, Chehade presentó un comunicado donde anunció que “mientras duren las investigaciones sobre mi persona que realizan la Fiscalía y tres comisiones del Congreso, no ejerceré las funciones de segundo vicepresidente”.

“Considero que no es pertinente formular renuncia a tal investidura, dado que soy inocente de los cargos atribuidos”, señaló.