•   DAMASCO / AFP  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La oposición siria saludó ayer domingo como “un paso” hacia la democracia la decisión de la Liga Árabe de suspender la participación de Siria, ante la cólera de los partidarios del presidente Bashar al Asad, que manifestaron el domingo y atacaron varias embajadas.

Este domingo, el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, de visita en Trípoli, declaró que esa institución estudiaba “la instauración de un mecanismo para proteger a los civiles en Siria”, sin dar más detalles.

Por otra parte, Siria pidió la convocatoria de una Cumbre árabe urgente para “resolver la crisis” que afecta al país desde mediados de marzo.

Una reunión extraordinaria de los ministros de Relaciones Exteriores de la Liga Árabe tendrá lugar el 16 de noviembre en Rabat, anunció el portavoz de la Cancillería argelina, Amar Belani.

“Hemos decidido una reunión de los ministros de Relaciones Exteriores de la Liga Árabe el 16 de noviembre en Rabat sobre Siria”, declaró Belani a la AFP.

El gobierno sirio también invitó en un comunicado oficial a los países árabes a enviar ministros para observar personalmente la situación y supervisar la aplicación del plan de salida de la crisis propuesto por la Liga Árabe.

Durante la noche del sábado, cientos del partidarios del régimen atacaron a las embajadas de Arabia Saudita, Qatar y Turquía en Damasco, así como las misiones diplomáticas francesas en Latakia (noroeste) y Alep (norte), desencadenando protestas de esos cuatro países.

Turquía evacuó personal
Turquía decidió evacuar a las familias de sus diplomáticos y al personal que no sea fundamental.

Según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos, OSDH, con sede en Londres, militantes partidarios de la democracia trataron de organizar contra-manifestaciones, pero fueron blanco de los disparos de las fuerzas de seguridad, dejando seis muertos en Hama (centro) y otro en Deir Ezzor (este).

Por otra parte, las fuerzas del régimen mataron a cuatro civiles, tres en Homs (centro), centro de la contestación, y otro en la región de Idleb (noroeste), mientras que presuntos desertores mataron a dos agentes de la seguridad en Homs, de acuerdo con la OSDH.

El sábado, la Liga Árabe suspendió la participación de Siria en sus reuniones y la amenazó con sanciones, un grave revés para Damasco debido a que el régimen se negaba a aplicar --tal como había prometido-- el Plan Árabe que prevé en primer lugar el cese de la violencia.