•   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El desplome de helicóptero en el que perdió la vida hace dos días el ministro del Interior mexicano, José Francisco Blake Mora, y siete colaboradores suyos "no estaría relacionado con una posible pérdida de control" del aparato, revelaron hoy las autoridades responsables de la investigación.

El titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Dionisio Pérez Jácome, quien encabeza al grupo de expertos que investiga los hechos, reveló en rueda de prensa que "las coordenadas del impacto y el último registro de la nave en el radar prácticamente coinciden".

Pérez Jácome detalló que la nave impactó contra un cerro en un paraje rural del Estado de México localizado en las coordenadas 19 grados 10 minutos 37 segundos latitud norte, y 98 grados, 56 minutos y 26 segundos de longitud oeste.

Sobre la cuestión, el director de Aeronáutica Civil de México, Gilberto López Meyer, consideró muy útil para la investigación el dato de que no hubo una pérdida de control pues con él "se puede comprobar que hasta los últimos segundos del vuelo no hubo ninguna alteración en la trayectoria de la propia aeronave".

"Esto resta posibilidades a aquellas hipótesis de posibles problemas de control a la navegación, pero fortalece de manera muy importante la hipótesis establecida de que el impacto sucedió en condiciones de vuelo normales, a una velocidad normal", agregó el funcionario.

Además los análisis realizados permiten asegurar que sólo había 0,2 millas náuticas, unos 350 metros, entre el punto en que se pierde contacto con la nave en el radar y el lugar donde fue encontrado destrozado el helicóptero, que se estrelló a una velocidad relativamente baja.

El ministro Pérez Jácome detalló que, tras la revisión de los restos, "se encontró que los tanques de combustible fueron destruidos durante el impacto, lo que ocasionó que la turbosina contenida en estos fuera derramada a lo largo del área de dispersión sin que se encontrara rastro alguno de fuego en el accidente".

De momento la información recabada en la zona "es consistente con la hipótesis inicial de que este evento (...) pudo haber tenido como una de las causas las condiciones de nubosidad que imperaban en el área", agregó el ministro.

Informó también de que se ha constituido un equipo de diecisiete expertos mexicanos, estadounidenses y franceses que trabajarán en cinco subgrupos que analizarán la trayectoria del vuelo, los registros de motores y el historial de mantenimiento del helicóptero, la meteorología, el comportamiento de la tripulación y las pruebas forenses.

Los técnicos de la SCT acreditaron además que el aparato, construido en 1984, carecía de las dos grabadoras que tienen algunas aeronaves, una de datos de vuelo y otra con registros de voz, a lo que estaba autorizada por el año de fabricación de la nave y el uso que se le daba.

El titular de la SCT insistió como señaló ayer en que el helicóptero "cumplía con la normatividad" para poder volar, y prometió que habrá una investigación "exhaustiva" y "a fondo".

No obstante, le fue imposible precisar una fecha para la cual estarán concluidas las investigaciones del siniestro, en el que falleció el número dos del Gobierno mexicano, el ministro Blake, y sus acompañantes.

Los restos del titular de Gobernación recibieron hoy un homenaje en su natal Tijuana, adonde fueron trasladados tras el funeral de Estado que se les dio a ayer en la capital mexicana a los fallecidos.