•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, negó hoy que los Estados Unidos le haya presionado para lograr la salida del ministro de Justicia y Seguridad Pública, Manuel Melgar, quien renunció hace una semana.

"No ha habido presiones hacia (este) servidor de parte de la administración del presidente (Barack) Obama, de parte del Gobierno de los Estados Unidos o de algún otro funcionario de su administración", aseguró Funes a periodistas tras un acto oficial.

Dirigentes del gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) acusaron la semana pasada a los Estados Unidos, así como a un periódico y sectores políticos locales de presionar a Melgar para que renunciara.

"Yo no tengo ninguna información que al ex ministro Manuel Melgar, Estados Unidos o alguna otra fuerza política o algún medio de comunicación le haya presionado", insistió Funes.

"En todo caso", remarcó, "que sea Manuel Melgar quien lo aclare, si él se sintió presionado".

Agregó que, "por lo que se refiere al presidente de la República (...), nadie lo ha presionado a llevar cambios o realizar cambios o introducir cambios en el Gabinete de Seguridad".

"No ha habido ningún tipo de presión. Yo le tomé la renuncia (a Melgar el pasado día 7) porque respeto su decisión y entonces tengo que nombrar a un nuevo titular", agregó el mandatario salvadoreño.

Indicó que el viceministro salvadoreño de Seguridad, Henry Campos, se ha hecho cargo "temporalmente" de la cartera de Justicia y Seguridad Pública, mientras se nombra al nuevo ministro.

El secretario de Organización del FMLN, José Luis Merino, aseguró en declaraciones publicadas el sábado por la prensa que hubo "presiones" contra Melgar de "sectores de los Estados Unidos" y de El Salvador.

Merino, considerado como uno de los dirigentes más influyentes del FMLN, afirmó que las presiones estadounidenses sobre el exministro se intensificaron después de que éste pidiera información sobre narcotraficantes establecidos en El Salvador.

"Manuel les pidió recientemente (a los Estados Unidos): 'Señores, infórmenos quiénes son los narcotraficantes poderosos que viven en este país', y la reacción fue más recrudecimiento de presiones contra él", sostuvo.

La jefa de la bancada del FMLN en la Asamblea Legislativa, Norma Guevara, también aseguró a la prensa que Melgar le anticipó al coordinador general del partido, Medardo González, que renunciaría por esas presiones y el dirigente respaldó su decisión.

Según varios medios locales, el rechazo de EU hacia Melgar se debe a que supuestamente participó en el ataque guerrillero contra un restaurante de la Zona Rosa de San Salvador en el que murieron 13 personas, entre ellas cuatro marines estadounidenses, en 1985.

Melgar, de acuerdo con dichas versiones de prensa, no participó en las reuniones sobre asuntos de seguridad que comisiones de ambos países celebraron con motivo de la visita de Obama a El Salvador el 22 y 23 de marzo pasado.