•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Centroamérica requiere de 3.000 millones de dólares para impulsar ocho planes de seguridad, de un total de 22 proyectos que incluyen programas de combate a la violencia generada por el crimen organizado y pandillas, estimó este lunes el viceministro de Seguridad de El Salvador, Henry Campos.

"Hemos estimado que el costo inicial puede andar por 3.000 millones de dólares. Tenemos ofrecimientos de 2.000 (millones de dólares), 1.500 en créditos súper blandos y 500 de ayuda no reembolsable", declaró Campos en una rueda de prensa.

Campos adelantó que en diciembre, El Salvador iniciará la gestión de recursos.

La estrategia fue analizada y ratificada por los viceministros de Seguridad y de Relaciones Exteriores de la región durante un encuentro que concluyó el jueves en El Salvador.

De los 22 programas específicos acordados de la estrategia, los gobiernos escogieron ocho para ejecutar prioritariamente el año próximo.

La estrategia regional de seguridad fue aprobada por los presidentes centroamericanos en junio en Guatemala.

Entre esos planes figura la disminución de la violencia social desde los municipios, la modernización de los sistemas penitenciarios en el Istmo y la profesionalización de las policías centroamericanas.

Campos inauguró una reunión del Consejo de ministros de Gobernación, Seguridad Pública o del Interior del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) que discutirán sobre seguridad regional, sobre el informe de la comisión de jefes de policía de Centroamérica, México, el Caribe y Colombia sobre las operaciones regionales y, por último, sobre la aprobación de los trabajos de la comisión de prevención social de la violencia.

También revisarán el denominado Programa de Seguridad Fronteriza en América Central.

Centroamérica es considerada una de las regiones más violentas del mundo y más susceptibles a la penetración del narcotráfico.

Estas iniciativas serán presentadas a un Grupo de Países Amigos, que ya han comprometido unos 2.000 millones de dólares en donaciones y créditos.

En los últimos 11 años, al menos 145.000 personas fueron asesinadas en la región, el equivalente a una tasa anual promedio de 34 homicidios por cada 100.000 habitantes, de las más altas del mundo.