•   Río de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Policía Militar de Rio arrestó a seis personas e incautó 43 fusiles, dos bazucas, una escopeta, granadas y cerca de una tonelada de drogas desde que ocupó el domingo la favela de Rocinha, la más grande de Brasil y que estuvo en manos del narcotráfico por 30 años.

"Lo que más estamos encontrando son granadas, radiotransmisores, miras y objetos militares de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas, tipo cintas para fusiles y accesorios", explicó un funcionario del Batallón de Operaciones Especiales (BOPE), citado por la prensa local.

Las autoridades hallaron además varias camisas que simulaban el uniforme de la Policía Militar, que presuntamente usaron los narcos para huir de la favela, tomada el domingo de madrugada en una megaoperación que contó con el apoyo de blindados de la Marina.

En la zona la Dionela, por ejemplo, el BOPE encontró las dos bazucas, junto a 34 kilos de cocaína, 14 granadas y cuatro fusiles. En otro sector de la favela, Vila Verde, también decomisaron una cantidad no precisada de cocaína, además de más armas largas y capuchones ninja.

Se incautaron además de dos gandolas, un auto, 75 motos, 27 máquinas tragamonedas ilegales, centrales de televisión y 21.000 CDs piratas, según el balance presentado a la prensa por la secretaría de Seguridad del estado de Rio de Janeiro.

La ocupación policial de la gran Rocinha y otras dos favelas vecinas cerró el cinturón de seguridad sobre la zona más rica de Rio de Janeiro, pero el gobierno quiere reconquistar decenas de otras favelas antes del Mundial de fútbol de 2014.