•   RABAT / AFP  |
  •  |
  •  |

La Liga Árabe dio este miércoles un plazo de tres días a Siria para poner fin a la represión del movimiento contra el régimen, amenazando con imponer “sanciones económicas” en caso contrario.

La organización panárabe “da tres días al gobierno sirio para detener la sangrienta represión” contra la población civil, “pero si Damasco no acepta cooperar con la Liga, se adoptarán sanciones económicas contra Siria”, declaró tras una reunión del foro regional en Rabat el primer ministro y canciller de Qatar, Hamad ben Jasem.

Destacando que la paciencia de los países árabes se ha agotado, Ben Jasem añadió: “No quiero hablar de última oportunidad (para el régimen sirio) para que no piense que se trata de un ultimátum, pero estamos casi al final del camino”.

El mandatario pidió también a Damasco que permita el envío al país de una misión de observadores de la Liga Árabe.

Antes de la reunión, Turquía y la Liga Árabe pidieron “medidas urgentes para proteger a los civiles” de la represión del régimen, en un comunicado conjunto. Sin embargo, afirmaron que están “en contra de toda intervención extranjera en Siria”.

El sábado en El Cairo, la Liga Árabe tomó por primera vez medidas para aislar el régimen de Bashar al Asad, que ha matado a más de 3,500 personas desde que comenzó una rebelión popular a mitad de marzo, según la ONU.

Damasco dice ser víctima de complot
La suspensión de Siria de la Liga Árabe decidida en esa reunión debía tomar efecto este miércoles, hasta que el régimen se plegara a un plan árabe de salida de crisis, que prevé el cese de la represión y la apertura de un diálogo con la oposición.

Damasco respondió arremetiendo contra el organismo y estimando que Siria estaba siendo objeto de un “complot”.