•   El Cairo  |
  •  |
  •  |
  • Agencias

El régimen sirio aceptó recibir a la misión de observadores propuesta por la Liga Árabe dentro de su hoja de ruta para superar la crisis en ese país, a condición de que se realicen algunas modificaciones, dijeron ayer fuentes del organismo panárabe.

Según una fuente de la Liga Árabe que pidió el anonimato, la respuesta del Gobierno sirio asegura que “acepta el proyecto del protocolo de la visita a su territorio de los mecanismos de observación de la Liga Árabe”, y añade que firmará el protocolo que regula el contenido de los grupos de observación, la agenda y la forma de la visita.

La respuesta de Damasco llegó en un escrito de dos páginas, en las que el régimen sirio insiste en que suscribirá el acuerdo después de “leves modificaciones”, sin especificar cuáles son estas, según la fuente.

Hay que destacar que el riesgo de guerra civil crece sobre Siria, a causa del aumento de los ataques de militares disidentes contra las fuerzas del régimen y a la ausencia de solución a la crisis política, estiman los analistas.

“Cuanto más se empantane la comunidad internacional y más demore la Liga Árabe en obligar a Siria a hacer algo, más posibilidades hay” de que haya una guerra civil, estimó Salman Shaij, director del Centro Brookings de Doha.

Militares se suman a protestas

Desertores del ejército sirio se han ido sumando a la movilización popular contra el régimen del presidente Bashar al Asad, que se inició hace ocho meses. Así, el Ejército Libre Sirio, ESL, que agrupa a exsoldados del régimen, ha intensificado sus operaciones militares.

El miércoles, el ESL reivindicó un ataque sin precedentes contra un centro de los servicios de Inteligencia.

Para Estados Unidos, estos actos favorecen al régimen, mientras que Rusia estimó que lo ocurrido se asemejaba a una “guerra civil”.

La ONU también dijo temer un conflicto interno en Siria, donde, según la organización, la represión ha causado la muerte de más de 3,500 personas.

“Hay un verdadero riesgo de guerra civil”, estimó Marwa Daoudy, de la Universidad de Oxford.