•   Roma  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El nuevo jefe del gobierno italiano, Mario Monti, que se encuentra en una carrera contrarreloj con los mercados, presentó este jueves en el Senado un programa de “rigor y equidad” para salvar a Italia y al euro de la crisis de la deuda que sacude al Viejo Continente.

El programa de Monti pretende calmar a los mercados y a las cancillerías de Europa, tras la pérdida de credibilidad de la tercera economía de la Eurozona durante los últimos meses de gobierno del multimillonario Silvio Berlusconi.

“La Unión Europea sin la moneda única no sobrevivirá”, advirtió Monti, quien considera que Europa está atravesando “sus días más difíciles desde la Segunda Guerra Mundial”.

El excomisario europeo quiere que su país deje de ser “la pieza frágil” de la eurozona, y vuelva a tener el lugar que le corresponde como fundadora de la Unión Europea.

“El futuro del euro depende también de lo que haga Italia en las próximas semanas”, reconoció.

“No consideramos las exigencias de la Unión Europea como algo impuesto desde el exterior. No estamos en frentes diferentes. Europa somos nosotros”, dijo.

“Debemos convencer a los demás de que comenzamos a reducir la relación entre deuda y PIB”, subrayó.

Rigor, crecimiento, equidad
“Rigor”, “crecimiento” y “equidad”, serán los lemas del nuevo gobierno, que obtuvo la noche del jueves el voto de confianza del Senado con una amplia mayoría (281 de los 307 senadores presentes). El viernes se someterá a la votación de la Cámara de Diputados, que se espera supere con facilidad.

Tanto Monti como la canciller alemana, Ángela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, acordaron además en una conversación telefónica “acelerar la aplicación de las medidas adoptadas a nivel de la Unión Europea y de los países de la zona euro en la Cumbre del G20 de Cannes” para “garantizar la estabilidad financiera y el crecimiento de la zona euro”, indicó la presidencia francesa.

Italia, acosada por la colosal deuda pública de 1,9 billones de euros (120% del PIB), corre el riesgo de la quiebra a raíz de las elevadas primas de riesgo a 10 años que se ubican por encima del peligroso 7%.