•   Ginebra, Suiza  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, aplaudió hoy la captura de Saif al Islam Kadhafi y del exjefe de los servicios de inteligencia de Libia, Abdulá al Senusi, y recordó que ambos deben tener condiciones de detención humanas y ser juzgados de manera justa.

Saif al Islam, quien durante el levantamiento popular que estalló en febrero contra el régimen de su padre apareció como el portavoz y la mano derecha de este último, fue capturado hace dos días en el sur de Libia.

"El arresto del hijo de Muamar al Kadhafi y del antiguo director de Inteligencia Miliar tiene un enorme significado para el futuro de la Justicia libia", dijo Pillay en un declaración emitida por su oficina.

Señaló que, en este contexto, recibe con beneplácito la promesa del primer ministro libio de que Al Islam será tratado "humanamente y juzgado de manera justa en concordancia con los estándares internacionales".

Subrayó que corresponde al pueblo libio buscar reparación a las violaciones generalizadas de los derechos humanos que sufrió durante las cuatro décadas de dictadura de Kadhafi, incluidas las cometidas durante el conflicto que llevó a su caída.

Insistió, no obstante, que mientras eso ocurre son las autoridades transitorias las que deben cumplir con su compromiso público de asegurar que Al Islam y Al Senusi, cuñado de Muamar al Kadhafi, recibirán un trato adecuado.

Pillay les instó a colaborar con la Corte Penal Internacional para garantizar que todos los culpables de crímenes serán castigados.

Esa instancia reclama a ambos personajes por presuntos crímenes contra la humanidad cometidos en la represión de las revueltas libias.