•   DAMASCO / AFP  |
  •  |
  •  |

La represión dejó este lunes un saldo de por lo menos 12 muerto en operativos de seguridad en la región siria de Homs, en una jornada en que el gobierno de la vecina Turquía elevó el tono de sus críticas al régimen de Bashar al Asad.

Doce personas resultaron muertas a balazos por fuerzas de seguridad durante operativos de búsqueda en la provincia de Homs, indicó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, OSDH.

Según la misma fuente, los restos de tres detenidos muertos bajo tortura fueron devueltos a sus familias.
Por su parte, la agencia oficial Sana informó sobre la muerte de “cuatro terroristas, incluyendo una de las personas más buscadas, Kaled al Rajeh, conocido como Badar”.

Al mismo tiempo, redes de televisión informaron sobre disparos efectuados por soldados sirios contra autobuses de peregrinos turcos, que se habían perdido en la región de Homs en la noche del domingo al lunes. Los peregrinos a Turquía provenientes de Meca, en Arabia Saudita, a través de Siria.

La agencia semioficial turca Anatolia no mencionó soldados sirios sino un grupo armado. Ante una consulta de la AFP, la cancillería turca denunció un “ataque terrorista en territorio sirio” pero no ofreció detalles.

Fuerte crítica de Turquía
Poco después el propio primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, fue el encargado de elevar sensiblemente el tono al sumarse a la oleada de críticas al gobierno de Damasco.

Durante una reunión pública en Estambul, Erdogan dijo que “permanecer en el poder mediante tanques y cañones se puede hasta cierto punto”.
En un mensaje tácito pero evidentemente dirigido a Asad, Erdogan añadió que “llegará el día en que usted también deberá marcharse. Este tipo de cargo es temporario”.

Turquía prácticamente cortó sus vínculos con Siria, su antigua aliada, en protesta contra la represión que de acuerdo con la ONU ya dejó un saldo de unos 3,500 muertos desde el inicio de las protestas a mediados de marzo.

Sin embargo, a pesar de la presión internacional, el régimen sirio parecía determinado a mantener sus posiciones a cualquier precio.

El ministro sirio de Relaciones Exteriores, Walid Muallem, previno el domingo que su país estaba listo para los enfrentamientos. “Si nos imponen el combate, combatiremos”, dijo.

Muallem descartó los alertas sobre una eventual “guerra civil” en Siria formulados por sus homólogos Hillary Clinton (Estados Unidos) y Ahmet Davutoglu (Turquía).
“Cuando la señora Clinton dice que la oposición (siria) está bien armada (...), en inglés se llama a eso “wishful thinking’” (expresión de deseos), dijo.