•   CARACAS / AFP  |
  •  |
  •  |

El capo del narcotráfico colombiano Maximiliano Bonilla Orozco, alias “Valenciano”, por quien Estados Unidos ofrecía cinco millones de dólares, fue capturado el domingo en Venezuela, anunció ayer lunes el Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, al iniciar una visita a Caracas.

“Quiero agradecerle a usted y a las autoridades la captura ayer (domingo) de este capo del narcotráfico alias “Valenciano” (...), que ha causado un daño terrible en nuestro país”, dijo Santos al Presidente Hugo Chávez, con quien se reunió en el Palacio de Miraflores.

Santos, que acababa de aterrizar en Caracas, calificó la noticia de “regalo de bienvenida”, y aseguró que es “una demostración más de que si se colabora se pueden lograr muy buenos resultados” en la lucha contra el narcotráfico y las bandas criminales que operan en la extensa frontera entre ambos países.

“Valenciano”, de 39 años y jefe de la banda Los Paisas, tenía bajo su mando “una serie de estructuras dedicadas al crimen y el narcotráfico, y por eso para nosotros se había convertido en un objetivo de altísimo valor”, explicó el Presidente colombiano.

Por su parte, Chávez dijo que “Valenciano” fue detenido en la ciudad de Valencia, en el centro-norte del país, y “entre otras cosas, se le consiguieron unos cuantos millones de bolívares”, la moneda local.

Distribuía miles de kilos de coca
La agencia oficial venezolana informó que al momento de su captura se le incautaron documentos venezolanos y que “no había cambiado mucho su aspecto: tenía una pequeña barba y lentes”, señaló un comunicado.

Según el Departamento de Estado estadounidense, que ofrecía cinco millones de dólares por cualquier información que condujera a su arresto, Bonilla es el “líder de una gran organización transnacional de exportación y transporte de narcóticos que distribuye miles de kilos de cocaína desde Colombia, pasando por Guatemala, Honduras y México, hasta Estados Unidos”.

“Recibe cocaína directamente de varias fuentes en Colombia, incluido el grupo rebelde Ejército de Liberación Nacional, ELN, y ha tenido extensos tratos con Los Zetas, la violenta organización narcotraficante mexicana”, según Washington.

“Valenciano” está “siendo trasladado a Caracas” en estos momentos, dijo ayer Chávez, para quien la noticia se trató de una “coincidencia feliz” con el viaje de Santos, con quien el líder venezolano se muestra determinado a afianzar las relaciones tras una turbulenta etapa con su predecesor, Álvaro Uribe.

“Sepa Colombia, sepa presidente, se lo ratifico, que nosotros haremos todo lo que esté a nuestro alcance para impedir que desde territorio venezolano se conspire (...) o se arremeta” contra el país vecino, prometió Chávez.

El mandatario venezolano repudió además “la avalancha de acusaciones de todo tipo” de la que es objeto su gobierno, señalado en particular de tolerar presuntamente la presencia en Venezuela de miembros de la guerrilla colombiana FARC.