•   Ginebra  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La cifra de víctimas mortales de la represión de las manifestaciones antigubernamentales en Siria desde el pasado mes de marzo supera con amplitud las 4 mil, manifestó hoy la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay.

Asimismo, Pillay empleó el término "guerra civil" para definir la situación en Siria.

"Situamos la cifra en 4.000 (víctimas mortales), pero claramente la información fiable que nos llega es que es mucho más que eso", dijo la Pillay en una conferencia de prensa en Ginebra.

Pillay habló con motivo de la presentación de una campaña internacional sobre la defensa de los derechos humanos y adelantó las cifras que presentará este viernes ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que celebra una sesión especial sobre Siria.

La sesión fue convocada tras conocerse esta semana el resultado de la investigación llevada a cabo en los últimos meses por una comisión internacional independiente, que indagó en la represión en Siria y que llegó a la conclusión de que se cometieron crímenes contra la humanidad con el conocimiento y consentimiento del Estado.

"Voy a dar (al Consejo de Derechos Humanos) unas cifras que van a ser conservadoras", adelantó Pillay.

Preguntada sobre su definición de la situación en Siria, contestó: "yo ya dije que a medida que hubiera más desertores dispuestos a tomar las armas -y es algo que dije en agosto antes de la reunión del Consejo de Seguridad (de la ONU)- iba a haber una guerra civil y en estos momentos es como defino la situación".

La Alta Comisionada de Derechos Humanos recordó que una de las principales conclusiones del informe de la comisión de investigación es que "a pesar de que la mayoría de víctimas mortales y heridos han sido civiles desarmados, existen grupos que no pertenecen a las fuerzas armadas que aparentemente están armados".

"Realmente, es cuestión de estudiar ese informe para conocer la amplitud de lo que definen como las fuerzas de la oposición y caracterizarlo como un conflicto armado", agregó Pillay.