•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Costa Rica conmemoró hoy 63 años de la abolición del ejército con un llamado de la presidenta del país, Laura Chinchilla, a buscar dialogo y consensos, en el marco de una serie de protestas sociales y laborales, entre ellas una huelga de médicos.

Costa Rica eliminó sus fuerzas armadas el 1 de diciembre de 1948 por decisión del entonces presidente, José Figueres Ferrer, acto que para Chinchilla debe inspirar hoy al diálogo y la búsqueda de consensos.

"Lo ocurrido en 1948 nos impulsa a ir mas allá de las diferencias, a buscar entre todos un lugar de encuentro donde el bien común predomine sobre los intereses gremiales o individuales", expresó la presidenta en un discurso.

Chinchilla dijo sentirse "convencida" de que "prevalecerá el espíritu costarricense de construir consensos, el diálogo por encima de la estridencia de posiciones extremas de fuerza que siempre piden mas cuando tenemos menos".

Los anestesiólogos del país cumplen hoy 14 días de una huelga que busca el cumplimiento por parte de la Caja Costarricense del Seguro Social de compromisos adquiridos para mejorar las condiciones laborales, como por ejemplo vacaciones adicionales por el riesgo que implica el trabajo para su salud.

Algunos médicos especialistas se han unido al movimiento, que hasta el momento ha provocado la cancelación de unas 3.000 cirugías, mientras las negociaciones para ponerle fin a la huelga continúan hoy.

Durante los últimos días Costa Rica ha sido escenario de diversas protestas por asuntos laborales y económicos que se han ido solucionando y que fueron protagonizadas por sectores como motociclistas, expendedores de combustibles, empleados de algunas instituciones públicas y trabajadores bananeros.

Ex combatientes presentes
En el evento de celebración del 63 aniversario de la abolición del ejército participaron ex combatientes de la guerra civil de 1948, autoridades de los poderes de la República, escolares, y como invitado especial, el presidente de Panamá, Ricardo Martinelli.

Chinchilla destacó que Costa Rica y Panamá comparten "la frontera más pacífica del globo terráqueo", pues son dos naciones que no tienen ejército y tampoco diferencias bilaterales.

"Una democracia desarmada construye el mejor arquetipo que quiere un pueblo para su juventud y su niñez", afirmó Chinchilla, quien aseguró que el desarrollo social costarricense y panameño se debe en buena parte a que no invierten en ejércitos.

Martinelli afirmó que Costa Rica se convirtió en un ejemplo mundial al "construir una sólida democracia" y abolir el ejército, acciones que, dijo, Panamá "copió después de una cruenta dictadura militar".

Después de los actos de celebración Martinelli y Chinchilla efectuaron una reunión para analizar asuntos de interés bilateral y regional.