•   Ginebra  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El balance de víctimas de la represión contra las protestas en Siria, es de por lo menos 4.000 muertos, en el país que se encuentra “al borde de la guerra civil”, indicó ayer jueves la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Oacdh.

“En lo que respecta a Siria, nosotros estimamos el balance en por lo menos 4,000 muertos, pero según las informaciones que recibimos, es mucho más”, declaró la jefa de la Oacdh, Navi Pillay, en conferencia de prensa en Ginebra, en vísperas de una sesión especial del Consejo de los Derechos Humanos de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en Siria, a la luz del reciente informe de una comisión investigadora.

La jefa de la Oacdh, que participaba en el lanzamiento de una campaña de derechos humanos en las redes sociales en ocasión del Día Mundial de los Derechos Humanos que se celebra el 10 de diciembre, agregó que se trataba de una “cifra conservadora”.

La sesión extraordinaria del Consejo de Derechos Humanos, la tercera del año, fue convocada a la luz de un informe abrumador para Siria publicado el lunes por una comisión internacional, bajo mandato del Consejo.

Dicho informe llegó a la conclusión de que las autoridades sirias habían cometido crímenes contra la humanidad en su represión de las manifestaciones de los opositores contra el régimen de Bashar al Asad desde marzo, como asesinatos, violaciones y torturas.

La comisión, que no fue autorizada por el régimen de Damasco a ingresar en territorio sirio, interrogó a 223 víctimas y testigos de estos atropellos, entre estos a desertores y personas que vieron a niños torturados hasta la muerte.

Interrogada para saber si la violencia en Siria podía asemejarse a un conflicto armado, Navi Pillay respondió que “es necesario estudiar el informe de la comisión para evaluar la amplitud de acciones de las fuerzas de la oposición”.

Pillay declaró que, en entrevistas con el Consejo de Seguridad de la ONU en agosto pasado, había evocado un riesgo de guerra civil en Siria “si hay más y más soldados desertores y que amenacen con tomar las armas”.