•   Panamá  |
  •  |
  •  |
  • (ACAN-EFE)

Una hija del exgeneral panameño Manuel Antonio Noriega, próximo a ser repatriado desde una prisión en Francia para cumplir pena de cárcel en Panamá, pidió ayer al gobierno de su país “equidad” en el trato que se le dé al detenido.

La diplomática Thays Noriega, una de las tres hijas del exhombre fuerte de Panamá, en un artículo de opinión divulgado por el diario local La Estrella, pidió a las autoridades vinculadas al caso “que depongan sus intereses y sentimientos personales”.

Reconoce que Noriega, que encabezó de 1983 a 1989 la dictadura militar que sojuzgó Panamá desde 1968, “puede despertar sentimientos encontrados, también es verdad que se trata de un ciudadano panameño y que, en esa calidad, debe ser presentado y tratado bajo el principio de igualdad ante la ley”.

La diplomática dirige especialmente su mensaje al ministro panameño de Relaciones Exteriores, Roberto Henríquez, “hasta los demás miembros del gobierno que de una u otra forma manejan o administrarán el caso”.

“Que, investidos como están de sus cargos, sean imparciales y le den un tratamiento a (Noriega) conforme a las leyes y a un elemental sentido de equidad”, invoca Thays.

Opiniones encontradas
Según la diplomática, el caso de su padre es un asunto que “para algunos está saturado, para otros representa memorias de momentos felices o tristes, pero para muchos representa un capítulo más de la historia de nuestro país”.

Tras enumerar los compromisos internacionales en derechos humanos suscritos por Panamá, Thays reitera que espera que los funcionarios “honren en todo momento sus investiduras y den una lección de transparencia y objetividad”.

En ese sentido, elogia a la defensora del pueblo de Panamá, Patria Portugal, cuyo padre fue desaparecido y asesinado por la dictadura, porque “ha sabido manifestar en más de una ocasión que velará porque los derechos humanos del ciudadano sean respetados”.

“El hecho de que Manuel Noriega represente una época de nuestra historia cuestionada por la falta de separación e independencia entre los órganos del Estado da pie para que no regresemos a ese mismo pasado, puesto que, de lo contrario, estaríamos castigando a la justicia; estaríamos castigando a la democracia y estaríamos castigando a un pueblo que cree que podemos dar pasos hacia delante”, enfatiza.

Thays Noriega apunta, “recordemos siempre que existe ‘Tu verdad, Mi verdad y La Verdad’ y sería saludable que, con este paso hacia delante, se nos permita conocer la verdad que muchos estamos esperando”.

La repatriación de Noriega desde París, adonde partió el sábado una misión policial y médica para prepararla, está prevista entre el 6 y 13 de diciembre, según el presidente panameño, Ricardo Martinelli, quien matizó que serán los tribunales los que decidirán si le dan alguna medida cautelar por su avanzada edad, 77 años.