•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

La designada presidencial (vicepresidenta) de Honduras, María Antonieta Guillén, dijo hoy que su país se esfuerza por una cultura de respeto a los derechos humanos.

"El país hace esfuerzos por promover la cultura de respeto a los derechos humanos y sobre todo de construir espacios de paz y formación de valores", expresó Guillén al inaugurar en Tegucigalpa el Primer Gran Congreso Nacional de Derechos Humanos "Blanca Jeannette Kawas Fernández".

El congreso lleva el nombre de una ambientalista hondureña asesinada en febrero de 1995 en Tela, en el Caribe de Honduras, donde presidía la Fundación para la Protección de Lancetilla, Punta Sal y Texiguat (Prolansate), una reserva natural.

El evento, que contó con la participación de expertos nacionales y extranjeros, fue auspiciado por la Secretaría de Justicia y Derechos Humanos, creada durante la Administración de Porfirio Lobo que asumió el 27 de enero de 2010 y cuya titular es Ana Pineda.

Guillén también señaló que la defensa de los derechos humanos "debe ser tarea de todos para juntos mejorar las condiciones de los grupos más vulnerables".

La vicepresidenta se pronunció a favor de que todos los sectores sociales del país contribuyan a eliminar la impunidad y el irrespeto a los derechos humanos en su país, donde con frecuencia se denuncian violaciones a las garantías individuales.

Al congreso asistieron el coordinador del Sistema de las Naciones Unidas en Honduras, Miguel Barreto; la fiscal especial de Derechos Humanos, Sandra Ponce, y el magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Carlos David Cálix, entre otros invitados.