•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Un guardia de seguridad del diario La Tribuna, que se edita en Tegucigalpa, resultó ayer herido de tres balazos en un atentado contra ese medio de comunicación, cuyo propietario es el expresidente hondureño Carlos Flores.

El periodista Martín Ramírez, de la redacción del rotativo, dijo a medios locales que el guardia herido es José Manuel Izaguirre, de 45 años, y que el atentado se registró a la una de la madrugada con 25 minutos, hora local, en los edificios de impresión y publicidad.

Agregó que unos diez disparos impactaron en la pared y una puerta de vidrio del rotativo y que, según algunos testigos, los autores del atentado se trasladaban en un vehículo de turismo color gris.

Ese vehículo, según Ramírez, se cree que ha sido utilizado también para seguir a algunos periodistas del diario, que el 23 de noviembre pasado denunció amenazas de muerte contra algunos de sus empleados, entre periodistas, fotógrafos y editores.

 El secretario de Seguridad, Pompeyo Bonilla, y el comisionado de los Derechos Humanos, Ramón Custodio, condenaron el atentado y expresaron que es preocupante que se siga amenazando a la prensa por la labor de denuncia que está haciendo sobre lo que ocurre en el país.

Amenazas contra periodistas

La Tribuna denunció en noviembre que el personal de la redacción había “comenzado a ser amenazado hasta poner en riesgo su vida, por las informaciones que se han estado difundiendo a raíz de la muerte de dos jóvenes estudiantes universitarios (en octubre pasado) y al involucramiento de policías en ese crimen y otros delitos”.

El caso más grave, según el diario, se registró el 20 de noviembre en horas de la noche contra uno de los miembros del equipo de investigación de La Tribuna, quien conducía una moto y a quien “le hicieron dos disparos desde un vehículo en el que lo perseguían, desde una distancia aproximada de 15 metros”.

Otros medios de comunicación como diario El Heraldo, que también se edita en Tegucigalpa, y periodistas de las radios Globo y Uno, esta última de San Pedro Sula, en el norte del país, también han denunciado amenazas en los últimos dos meses.

La prensa hondureña ha destacado entre octubre y noviembre múltiples denuncias de corrupción y crímenes en los que se han visto implicados agentes y oficiales de la Policía.

El caso más reciente es el asesinato de dos universitarios en Tegucigalpa, el 22 de octubre pasado, en el que están implicados siete policías y un suboficial.