•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Militantes de Greenpeace entraron el lunes en una central atómica francesa, cerca de París, para denunciar la “vulnerabilidad” de la seguridad de las centrales nucleares, obligando a las autoridades a registrar todas las plantas en funcionamiento en Francia.

La gendarmería francesa confirmó la “instrusión” en la planta nuclear de Nogent sur Seine, 95 km al sudeste de París, de militantes de la organización ecologista que horas después anunció en un comunicado que otros militantes ingresaron “en otras instalaciones nucleares”.

La misma fuente indicó que otros militantes ecologistas intentaron entrar en las centrales nucleares de Cadarache (sudeste) y de Blaye (sudoeste), pues en sus inmediaciones hallaron escaleras y banderolas.

El ministerio del Interior anunció la detención de nueve personas.

La operadora de las centrales nucleares, Electricité de France (EDF), dijo que la única planta donde hubo “intrusión” es la de Nogent sur Seine, aunque reconoció que en Chinon (centro) los ecologistas desplegaron una banderola.

“No se registraron intrusiones en otras centrales nucleares”, afirmó EDF en un comunicado, precisando que el incidente “estaba terminado”.

Sarkozi reacciona
El presidente francés Nicolas Sarkozy calificó la acción de los militantes de Greenpeace de “bastante irresponsable”.

“Es bastante irresponsable arriesgar su vida y la vida de los otros”, declaró Sarkozy, durante una conferencia de prensa conjunta con la canciller alemana Angela Merkel.

Por su parte, el ministro francés del Interior, Claude Guéant, reconoció que hubo “fallas en el dispositivo” de seguridad.

“Se sacarán todas las conclusiones para que el dispositivo de seguridad sea más hermético”, dijo Guéant.