•   México  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno mexicano anunció este miércoles que logró detener una operación clandestina mediante la cual uno de los hijos y otros familiares del abatido líder libio Muamar Kadhafi planeaban establecerse en México.

"El 6 se septiembre anterior la inteligencia mexicana detectó un plan de ingreso ilegal de Saadi Kadhafi y su familia (...) El gobierno evitó ese riesgo y desarticuló una red internacional que pretendía dotarles de identidades falsas como mexicanos", explicó en conferencia de prensa el secretario de Gobernación (Interior) Alejandro Poiré.

El secretario precisó que el grupo detenido estaba integrado por personas de diversas nacionalidades, entre mexicanos, canadienses y un danés, que manejaban considerables sumas de dinero con el cual adquirieron varias propiedades en el territorio mexicano, "que operarían como casas de seguridad".

Además, ya contaban con aviones privados rentados para realizar los traslados de la familia de Kadhafi, inicialmente hacia el estado de Nayarit (oeste), sobre la costa del Pacífico, explicó Poiré.

El funcionario resaltó el éxito del operativo y aseguró que el mismo demostró "la capacidad de las autoridades mexicanas" para contribuir a la seguridad regional.

Por su lado, la portavoz del gobierno federal Alejandra Sota, señaló que Saadi Kadhafi, uno de los tres hijos del fallecido líder libio, tenía una orden de captura de Interpol y enfrentaba además sanciones de la ONU, como la prohibición de viajes y la congelación de sus cuentas.

"Esta persona actualmente está en Niger, donde lo tienen en custodia", añadió Sota al referirse al hijo de Kadhafi.