•   Bruselas, Bélgica  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Unión Europea (UE) suprimirá en 2014 la ayuda al desarrollo de 19 países emergentes, de los cuales 11 latinoamericanos, entre los que figuran Brasil, Argentina, Venezuela y Colombia, con el fin de otorgar más fondos a países más pobres.

Se trata de una "evolución en nuestras relaciones con los países emergentes y apunta a ayudar a los países más pobres", indicó el comisario europeo de desarrollo, Andris Piebalgs.

El nuevo presupuesto europeo (2014-2020) contempla el cese de la ayuda a 19 países.

En la lista figuran Argentina, Brasil, Chile, China, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Venezuela, México, Panamá, Perú, Uruguay, Irán, Tailandia, así como India e Indonesia, Kazajistán, Malasia y Maldivas.

Los programas de ayuda en un país como Brasil se elevan a 61 millones de euros para el período 2007-2013 y los de Argentina a 65 millones de euros en igual período.

Si bien la "UE dejará de dar ayuda al desarrollo, continuará cooperando" con esos países, en el marco de temas como el clima, equidad y derechos humanos, precisó Piebalgs.

"Obviamente, quedan bolsones de pobreza en China", reconoció Piebalgs en rueda de prensa, pero "el valor añadido" de la ayuda de la UE es menor que en países como Mali o Costa de Marfil, estimó.

Con países como China, es mejor adoptar "un enfoque que le sirva a ambas partes, de igual a igual", según Piebalgs.

"Vamos a concentrarnos en las zonas en las que nuestra ayuda tenga el máximo impacto", explicó.

Para el período 2014-2020, la Comisión Europea propone un aumento del presupuesto de cooperación de 17%, estableciéndolo en 96.249 millones de euros. Además del desarrollo, esta suma incluye la ayuda a países candidatos al ingreso en la UE, a países vecinos de la Unión o los fondos de cooperación en materia de seguridad nuclear.

Para aplicarse, estas propuestas tendrán que ser aprobadas por los gobiernos nacionales y por el Parlamento Europeo en 2012. Sin embargo, hay países que quieren limitar lo más posible los gastos europeos.

"La Unión Europea es el primer donante del mundo y debemos seguir encabezando la lucha contra la pobreza", dijo Piebalgs.

"Estas propuestas permitirán al presupuesto de la UE contribuir de un modo comparable al anterior en relación al compromiso de la UE", aseguró. En el marco de los Objetivos del Milenio, los países de la UE tienen como objetivo destinar el 0,7% del PIB a ayuda al desarrollo en 2015.

Distintas ONG vinculadas con el desarrollo instaron a los países de la UE a aumentar los fondos para el desarrollo en tiempos de crisis. "Sería el peor momento para reducir la ayuda de la UE", estimó Alexander Woollcombe, de ONE.

Para Laura Sullivan, de ActionAid, "resulta problemático concentrar la ayuda en los países más pobres y no en las poblaciones más pobres".

Por otra parte, los datos macroeconómicos "ocultan la realidad de la pobreza y de las desigualdades dentro de los países", estimó Sarah Kristine Johansen, de Concord, que agrupa a varias ONG.