•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Costa Rica rechazó el miércoles la competencia de la Corte Centroamericana de Justicia (CCJ) y una visita de sus inspectores, en una demanda de ecologistas de Nicaragua que acusan a San José de dañar el ambiente con la construcción de una ruta cerca del río San Juan, en la frontera común.

La CCJ "no tiene la solidez y parcialidad necesaria. No reconocemos la jurisdicción de la Corte (...) Es muy riesgoso que Costa Rica ceda soberanía ante organismos tan débiles, de tan dudosa actuación", declaró el canciller costarricense Enrique Castillo en la radioemisora local ADN.

Agregó que la CCJ, cuya jurisdicción no reconocen Costa Rica ni Panamá, debería "abstenerse" porque sus acciones podrían provocar una "fractura" en la integración centroamericana, en la que los costarricenses participan en lo económico, pero no en lo político.

Dos grupos ambientalistas de Nicaragua pidieron a la CCJ, en su acción de demanda, que dicte medidas cautelares para que Costa Rica suspenda las obra a fin de detener supuestos daños en el río, que pertenece a Nicaragua y sobre el cual los costarricenses tienen derechos de navegación.

Al admitir la demanda, la Corte declinó tomar medidas sin antes verificar "in situ" los daños, en una visita prevista para el 12 de enero.

"No vamos a permitir ningún acto en territorio costarricense que le permita a la Corte decir que reconocimos la soberanía, no vamos a tolerar absolutamente nada, no vamos a hacer concesiones de ese tipo", dijo Castillo, quien precisó que Costa Rica no responderá a la notificación de la CCJ que le fue entregada el martes.

El presidente de la CCJ, el hondureño Francisco Darío Lobo, entrevistado por ADN vía telefónica, rechazó tajantemente que el órgano se parcialice en favor de Nicaragua y aclaró que por el momento la visita de los inspectores se haría en territorio costarricense.

"Hemos admitido una demanda. No tienen por qué asustarse. Tienen todas las puertas abiertas de la Corte para que demuestren lo contrario", expresó Lobo.

Nicaragua exigió en noviembre a Costa Rica detener la construcción de una carretera de 160 km que construye en paralelo al río, argumentando que causa daños al medio ambiente. San José se rehusó alegando que la obra se realiza en su territorio, lo cual es "decisión soberana".

Ambos países tienen desde hace un año un diferendo por la posesión de una pequeña isla, que es dirimido por la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.