•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Costa Rica denunció una nueva incursión de 15 militares nicaragüenses en la zona fronteriza en disputa con ese país, según informó la Cancillería.

El vicecanciller Carlos Roverssi indicó que este hoy se envió a Managua una nota formal de protesta por la incursión, el pasado lunes, de 15 soldados nicaragüenses, que ingresaron "aproximadamente un kilómetro" en territorio costarricense.

Según la nota de protesta, enviada al canciller nicaragüense, Samuel Santos, los militares de ese país profirieron amenazas en contra de los policías costarricenses que se encontraban en ese sector.

Costa Rica y Nicaragua mantienen una disputa limítrofe desde octubre de 2010, cuando San José acusó a Managua de invadir con militares y civiles y causar daños ambientales en un humedal fronterizo en el Caribe, en un territorio que ambos países reclaman como propio.

El caso es ventilado en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), que en marzo pasado ordenó a los dos países abstenerse de enviar personal de seguridad, militar o civil a la zona en disputa.

Ambos países se encuentran, además, enfrentados por la construcción de una carretera que Costa Rica realiza en el margen sur del fronterizo río San Juan, obra que Nicaragua asegura causa graves daños ambientales al río.

En la misma nota oficial, el Gobierno costarricense le insistió a Managua que debe aportar pruebas técnicas sobre las afirmaciones del supuesto daño ambiental causado por la construcción de la carretera, de 120 kilómetros.

Además, San José calificó como "contradictorias" las quejas nicaragüenses y la exigencia de que Costa Rica presente un estudio de impacto ambiental sobre la carretera, pues este país nunca ha presentado un documento de este tipo para ejecutar sus obras en el río San Juan, como el dragado del mismo, y la edificación de un puente y un aeropuerto.

Dos organizaciones ambientalistas nicaragüenses demandaron a Costa Rica por la construcción de la carretera ante la Corte Centroamericana de Justicia, pero este país no reconoce a dicho tribunal, por lo que ha afirmado que no atenderá el caso.