•   Veracruz  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno del estado mexicano de Veracruz, ordenó ayer el cierre de una corporación policiaca con 900 agentes y 100 empleados administrativos, como parte de un programa nacional para depurar las Fuerzas de Seguridad de agentes corruptos, informó hoy el Ejecutivo local.

La portavoz del Gobierno de Veracruz, María Gina Domínguez, precisó en una rueda de prensa que el cierre de la Policía Intermunicipal Veracruz-Boca del Río se da en cumplimiento a lo establecido por el Sistema Nacional de Seguridad Pública, que obliga a los 32 estados del país a realizar pruebas de confianza a todos sus agentes antes de enero de 2013 y a contar con uniformados mejor capacitados.

Asimismo, señaló que las labores serán sustituidas temporalmente por la Secretaría de Marina-Armada de México, mientras que los 1,000 funcionarios recibirán su liquidación y podrán regresar a la policía siempre y cuando superen con éxito una serie de pruebas de confianza.

Según anunció el gobernador de Veracruz, Javier Duarte, mediante la publicación de un decreto oficial, ordenó la desaparición de la Policía Intermunicipal Veracruz-Boca del Río, una zona en la que habitan más de 600,000 personas y que ha experimentado recientemente un aumento en la violencia por la acción de varios cárteles de las drogas que se disputan el control del mercado de las drogas.

Por ejemplo, a finales de septiembre pasado fueron encontrados 35 cadáveres abandonados en plena vía en Boca del Río, y durante la primera semana de octubre, las autoridades encontraron 32 cuerpos más en tres viviendas de la zona.

La extinta policía operaba entre la ciudad de Veracruz y Boca del Río, un municipio donde se ubican la mayor parte de hoteles y viviendas de lujo del área metropolitana de la capital veracruzana.