•   Toronto, Canadá  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de Canadá anunció hoy nuevas sanciones contra Siria, entre ellas la prohibición de importar productos sirios, salvo alimentos, y de vender equipos de vigilancia de telecomunicaciones a ese país.

El régimen de Bachar al Asad "no tiene futuro", dijo el ministro de Asuntos Exteriores de Canadá, John Baird, durante una rueda de prensa. "Asad caerá. El Gobierno caerá. Sólo es una cuestión de tiempo", aseguró.

Baird criticó a la ONU por no ser capaz de condenar la violencia contra los civiles que se manifiestan para pedir cambios en el país árabe y subrayó que el Gobierno canadiense desearía que "el Consejo de Seguridad adoptase acciones fuertes".

Sin embargo, el ministro canadiense se negó a "especular" sobre el apoyo de Ottawa a una intervención militar similar a la que acabó en Libia con el régimen de Muamar el Gadafi.

"La oposición en Siria no ha demandado (una intervención) como en Libia", dijo Baird.

Baird también dijo que tratará con ministros de Asuntos Exteriores de otros países la propuesta de representantes en Canadá del Consejo Nacional Sirio de establecer "corredores o una zona de protección" en ese país para proteger a los civiles de la represión de las fuerzas de seguridad.

Entre las sanciones anunciadas hoy por Canadá se encuentran la prohibición de todas las importaciones procedentes de Siria, excepto alimentos.

Además, a partir de ahora están prohibidas nuevas inversiones en el país árabe y la exportación de equipos y software para vigilar comunicaciones por teléfono e internet.

Además, Canadá impondrá la congelación de activos de individuos y entidades asociadas con el régimen sirio.

Baird señaló que las sanciones impuestas por Estados Unidos, la Unión Europea y la Liga Árabe "están teniendo un impacto en el aislamiento del régimen".