•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los líderes republicanos cedieron ayer viernes a la intensa presión, y votaron a favor de extender hasta fines de febrero una exención fiscal para los salarios de 160 millones de trabajadores, dando una victoria al presidente Barack Obama luego de unas tensas negociaciones.

La mayoría republicana de la Cámara de Representantes, que había bloqueado el proyecto hasta la semana pasada, dio finalmente su visto bueno a la Ley a través de un procedimiento simplificado de “consentimiento unánime”, minutos después de que la iniciativa superara el trámite en el Senado, de mayoría demócrata.

El acuerdo anunciado el jueves entre el presidente de la Cámara Baja, el republicano John Boehner, y el líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid, prevé además la creación de un equipo para negociar una extensión de este beneficio hasta finales de 2012.

“Estoy contento de poder decir que lo hicieron. Y cuando el Congreso regrese (del receso) les pido que sigan trabajando sin ‘drama’, sin retrasos, para alcanzar un acuerdo que extienda este recorte fiscal, al igual que el seguro por desempleo para todo 2012”, celebró Obama en un breve comunicado.

“Esto es lo correcto, ya que mientras más dinero gasten los estadounidenses más empresas contratarán trabajadores y eso es un impulso para todo el mundo”, agregó.

El mandatario, en un golpe publicitario en la cuenta regresiva para las elecciones de noviembre, había postergado su viaje a Hawai para celebrar la Navidad en familia con el fin de seguir este debate.

Había solicitado la ayuda de sus partidarios a través de Twitter e Internet, diciendo que muchos estadounidenses serían gravemente castigados con la pérdida de 40 dólares de su salario cada dos semanas si la exención de impuestos expiraba el 1 de enero.

“Quiero agradecer a todos los estadounidenses que levantaron su voz para recordar a la gente de qué se trataba este debate”, había dicho el jueves.

“Se trataba de ti. Y hoy, tu voz hizo la diferencia”, sostuvo entonces el Presidente, quien una vez aprobada la medida, partió finalmente este viernes hacia Hawai para reunirse con su mujer y sus hijas.