•   Damasco, Siria  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los observadores de la Liga Árabe pudieron visitar el miércoles los barrios rebeldes de Homs (centro), en medio de temores occidentales de que la misión sea saboteada por falta de tiempo o libertad de movimiento.

Coincidiendo con esta visita iniciada el martes, las autoridades sirias anunciaron la liberación de 755 detenidos "implicados" en el levantamiento popular contra el régimen de Bashar al-Asad que afecta al país desde mediados de marzo.

La misión de observadores forma parte de un plan de salida de la crisis de la Liga Árabe, que prevé también la liberación de los manifestantes detenidos.

Los observadores viajarán este miércoles por la noche a Deraa (sur), Idleb (noroeste) y Hama (centro), tres bastiones de las protestas, así como a los alrededores de Damasco, declaró a la AFP el general sudanés Mohamed Ahmed Mustafá al Dabi, jefe de la misión.

"Esta noche y el jueves al alba, los observadores se desplegarán en Idleb, Hama, Deraa y en un perímetro de entre 50 a 80 km alrededor de Damasco", indicó el general, quien llegó el fin de semana a Siria, donde el régimen de Bashar al Asad continúa reprimiendo las protestas y sigue habiendo choques entre militares y desertores, según organizaciones opositoras.

El general al Dabi calificó de "buena" la misión de los observadores en Homs el martes, día en que más de 70.000 manifestantes contra el régimen desfilaron en un barrio de esta ciudad situada a 160 km al norte de Damasco.

El general anunció además que 16 observadores más llegaron a Siria para unirse al medio centenar que ya está presente desde el lunes por la noche para vigilar la situación en el terreno. "Otros observadores llegarán progresivamente, con el objetivo de cubrir toda Siria", precisó.

Según militantes en el lugar, citados por el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), con sede en Londres, los observadores pudieron finalmente acceder al barrio rebelde de Baba Amro, después de que los habitantes se lo impidieran por la presencia entre ellos de un oficial del ejército sirio.

Los vecinos del lugar pidieron a los observadores "venir a ver a las personas heridas y a los familiares de los mártires, y no a los miembros del partido Baas" en el poder.

El comité de observadores se dirigió luego a un barrio rebelde Bab Sebaa, donde el régimen había preparado un desfile de los partidarios del presidente Asad.

Rusia pidió este miércoles a Siria que dé la mayor libertad posible a los observadores de la Liga Árabe.

"Trabajamos constantemente con los líderes sirios, instándolos a cooperar plenamente con los observadores de la Liga Árabe y a brindarles las condiciones de trabajo lo más libres y desahogadas que se pueda", declaró el canciller ruso Serguei Lavrov en rueda de prensa.

No obstante, Lavrov dijo estar "preocupado", pues otros países están intentando convencer a la oposición siria de que el envío de observadores de la Liga no constituye un modo adecuado de determinar con mayor precisión lo que ocurre en Siria.

Rusia, un aliado clave de Siria, y China vetaron una resolución europea en el Consejo de Seguridad de la ONU en octubre, pero Moscú sorprendió al Consejo a mediados de este mes con un proyecto que condena la violencia "cometida por todas las partes". La propuesta rusa fue calificada de "desequilibrada" por diplomáticos europeos y estadounidenses.

Las autoridades sirias liberaron a 755 personas detenidas que estaban implicadas en la rebelión popular contra el régimen, informó el miércoles la televisión pública siria.

La cadena anunció que "755 detenidos, implicados en los últimos eventos en Siria y que no tienen las manos manchadas de sangre, han sido liberados".

En noviembre, unas 4.300 personas que habían sido arrestadas durante la represión fueron liberadas por las autoridades sirias.

Este miércoles, cuatro soldados del ejército regular sirio murieron y 12 resultaron heridos en una emboscada tendida por desertores en la provincia de Deraa (sur), anunció el OSDH.

Según la ONU, más de 5.000 personas murieron en Siria desde el comienzo de la revuelta contra el régimen de Bashar al Asad a mediados de marzo.

El régimen afirma que la violencia es responsabilidad de "grupos armados" que buscan sembrar el caos en el país, y que los enfrentamientos ya habrían dejado unos 2.000 soldados muertos.