•   Honolulu, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, promulgó el sábado una ley que refuerza las sanciones contra Irán en momentos de fuerte tensión entre Washington y Teherán. Las medidas, que apuntan a castigar a Irán por su programa nuclear, están incluidas en una ley de presupuesto de defensa de 662.000 millones de dólares, que Obama homologó pese a merecerle reservas pues incluye normas que pueden atarle las manos en algunos aspectos de la política exterior.

Las sanciones apuntan a golpear al sector petrolero de Irán, que es el pulmón de su economía. La ley requiere a las firmas extranjeras que opten entre hacer negocios con el sector financiero de Teherán y su Banco Central o hacerlos con EU y su poderoso sector financiero. Entre otras disposiciones, la ley autoriza al presidente a congelar los haberes de cualquier institución financiera extranjera que negocie con el Banco Central iraní contratos petroleros.

Bancos centrales que negocien contratos petroleros con el Banco Central iraní también enfrentarán restricciones de Washington lo cual hace temer por el futuro de las relaciones de Estados Unidos con países como Rusia y China que son socios comerciales de Irán.

Obama promulgó la ley en Hawai, en donde pasa sus vacaciones de fin de año, en un momento en que la tensión entre Washington y Teherán va en aumento. Irán comenzó el 24 de diciembre 10 días de maniobras navales en la región del estrecho de Ormuz, en el mar de Omán y en el océano Índico. Irán amenazó con cerrar el estrecho de Ormuz, clave para el transporte de petróleo mundial, si se le aplican nuevas sanciones.

Washington respondió asegurando que no toleraría el cierre de ese paso por el que transita más de un tercio del petróleo mundia  os términos de la ley debido a que las sanciones al Banco Central de Irán pueden desatar un caos en el sistema financiero mundial y disparar los precios del crudo.

En una declaración al firmar la ley, Obama advirtió que está preocupado porque ella pueda interferir con su autoridad constitucional para conducir las relaciones exteriores atándole las manos en negociaciones con otros gobiernos.

La ley, que fue aprobada por amplia mayoría en ambas cámaras del Congreso, le da un cierto margen de maniobra a Obama al permitirle demorar por un tiempo las medidas si considera que le crean complicaciones diplomáticas.

A comienzos de mes, el secretario del Tesoro, Tim Geithner, expresó su inquietud por las sanciones contra Irán y pidió extremar los cuidados pues pueden generar problemas con gobiernos aliados y ello, a su vez, provocaría un “efecto opuesto” al buscado por Washington que es el de aislar a Teherán.