•   Teherán  |
  •  |
  •  |

Irán desafió a Estados Unidos este domingo, poco después de que Washington anunciara nuevas sanciones, disparando un misil de medio alcance cerca del estrecho de Ormuz y anunciando haber ensayado por primera vez barras de combustible local producidas localmente.

Esta demostración de fuerza se produce en momentos en que los países occidentales acentúan sus presiones sobre Teherán frente a su controvertido programa nuclear.

Irán lanzó el domingo un misil de medio alcance tierra-aire durante importantes maniobras navales que ese país realiza en el estratégico estrecho de Ormuz, dijo un portavoz militar, citado por la agencia oficial de noticias IRNA.

“Este misil de medio alcance tierra-aire está equipado con la más moderna tecnología de combate contra objetivos invisibles al radar y sistemas inteligentes anti misiles”, dijo el almirante Mahmud Musavi, precisando que era la primera prueba de este tipo de proyectil “diseñado y fabricado” en Irán.

Las maniobras navales, que comenzaron el 24 de diciembre, se llevan a cabo en torno al estrecho de Ormuz. Irán amenazó con cerrar este canal estratégico para el abastecimiento de petróleo por donde transita entre un tercio y el 40% del tráfico marítimo petrolero mundial en caso de nuevas sanciones contra sus exportaciones de hidrocarburos.

A manera de desafío, Irán anunció paralelamente que había ensayado por primera vez barras de combustible nuclear producidas localmente y utilizadas por los reactores nucleares. Estas barras que contienen uranio natural fueron “introducidas en el núcleo del reactor de investigación nuclear de Teherán para verificar su buen funcionamiento”, indicó la Organización iraní de la energía atómica (OIEA) en su portal internet.

El enriquecimiento de uranio por Irán es el nudo del conflicto con la comunidad internacional que sospecha que Teherán, a pesar de sus reiterados desmentidos, trata de dotarse del arma nuclear. Enriquecido a un 20%, el uranio tiene uso puramente civil, pero si el enriquecimiento es aumentado más allá del 90% puede ser utilizado para fabricar el arma atómica.

Estos anuncios se producen luego que el presidente Obama promulgase la ley de financiación del Pentágono que refuerza las sanciones contra el sector financiero de Irán, con el objetivo de obligar a Teherán a abandonar su programa nuclear.

Tras anunciarse esas sanciones, la moneda iraní, el rial, registró una baja récord el domingo. Su valor de venta en las casas de cambio bajó a unos 16.000 riales por un dólar, cuando la tasa oficial del Banco Central es de 11.000 riales por dólar, indicó la agencia oficial Irna y un portal internet que sigue la evolución de la moneda.

El presidente iraní Mahmud Ahmadinejad afirmó el domingo que el Banco Central iraní reaccionaría con “fuerza” frente a las sanciones estadounidenses. El número dos de los Guardianes de la revolución también reaccionó vivamente a las sanciones advirtiendo que responderían en varios frentes a la amenaza.