•   Ciudad de Panamá  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Panamá, el empresario derechista Ricardo Martinelli, fustigó este lunes a los dueños de los medios de comunicación y grupos económicos del país, a los que llamó "cobardes", por atacar a su gobierno y no reconocer sus logros.

"Tomamos una decisión histórica y costosa de cambiar el injusto orden de las cosas y poner los intereses del pueblo primero. Y ante esta decisión los empresarios nos montaron un plan sistemático de ataques en sus medios de comunicación", dijo Martinelli al abrir el período de sesiones del Congreso.

"Encima de todo son unos cobardes que no pelean de frente y usan a los mismos políticos de siempre para que sean ellos los que den la cara ", añadió el jefe de Estado, dueño de una cadena de supermercados.

Martinelli cumplió el 31 de diciembre la mitad de su mandato de cinco años, acosado por fuertes escándalos de corrupción en su gobierno y un marcado descenso de su popularidad en un país con unos índices de crecimiento económico envidiables.

La economía panameña creció en 2011 más de un 10%. Para 2012 se estima que el crecimiento alcance el 7,5%, índices de los más altos en la región.

Además, según el gobierno, el desempleo descendió hasta el 4,5% y la pobreza habría bajado del 33,4 al 29% en el último año, mientras el Ejecutivo realiza millonarios proyectos en infraestruturas (USD 15.000 millones en cinco años) con el fin de convertirlo en el "Dubai de las Américas".

"El progreso de este país se ve y se siente. Nadie lo puede negar. Por eso la estrategia de los grupos económicos con la oposición es armarnos escándalos que no existen para tratar de debilitarnos. Es acusarnos y juzgarnos en sus mismos medios (de comunicación)", dijo Martinelli.

"Ricardo Martinelli arremete contra La Prensa", tituló poco después en su edición electrónica ese diario panameño; "Martinelli arremete contra empresarios y medios de comunicación", encabezó La Estrella.

De su parte Panamá América (el tercer gran diario del país) titulaba "Martinelli resta importancia a los ataques recibidos en su gestión".

El presidente panameño recurrió en su discurso a un juego de palabras para definir a los hombres de negocios como dinosaurios, acuñando el término empresaurios. "Le metimos la mano al bolsillo de los empresaurios y eso no nos lo perdonan"

"Ellos son los dueños de algunos medios de comunicación social que históricamente han utilizado para chantajear y amedrentar a presidentes", dijo.

En los últimos meses el Ejecutivo ha sido salpicado con escándalos por sobrecostos, contrataciones directas o titulación de tierras donde los beneficiados habrían sido personas ligadas con altos funcionarios del gobierno.

Según un sondeo reciente de la empresa Dichter & Neira, casi 80% de los panameños consideró que el Poder Ejecutivo se manejaba con poca o ninguna transparencia.

Además, el mandatario ha pasado de tener índices de popularidad del 90%, que marcó tras arrasar en las elecciones de 2009 con más de un millón de votos, cifra récord en el país, al 31 y 47% dependiendo de la encuestadora.