•   Ciudad del Vaticano  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La pena de excomunión que el papa Juan XXIII aplicó el tres de enero de 1962 al máximo líder cubano, Fidel Castro, cumple hoy martes 50 años, cuando está programado para el próximo mes de marzo el viaje de Benedicto XVI a la isla caribeña.

Castro fue excomulgado después de declararse marxista-leninista y anunciar que conduciría a Cuba al comunismo, en su histórico discurso del dos de diciembre de 1961, además de mostrar su hostilidad manifiesta hacia la religión católica, con la expulsión de 131 sacerdotes, y el cierre de escuelas religiosas.

Por lo tanto, Fidel Castro, como bautizado y miembro de la Iglesia Católica fue excomulgado por Juan XXIII.

El conocido como “papa bueno” se apoyó para ello en el decreto de Pío XII (1949) elaborado por la Congregación para la Doctrina de la Fe, que estableció la pena de excomunión para todo aquel que difundiera el comunismo, una ideología que combatió el Vaticano desde el siglo XIX y en el XX con más ahínco vistos los resultados de la revolución rusa (1917).

La revolución liderada por Castro ya se había proclamado “socialista”, y más tarde el Estado se calificó como “ateo”, hasta que en 1992 esa definición fue sustituida en la Constitución por la de “laico”.

Benedicto XVI viajará en marzo a México y Cuba, en su segunda visita a Latinoamérica -estuvo en Brasil en 2007- y primera a países de habla española en la región.

El presidente Raúl Castro, hermano de Fidel Castro, aseguró el pasado 18 de diciembre que Cuba recibirá al papa Benedicto XVI con “afecto y respeto”, una visita que coincide con el Año Jubilar en Cuba por el IV Centenario del hallazgo de la imagen de la Caridad del Cobre, la patrona de la Isla.