•   Santiago de Chile  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los incendios que afectan las regiones chilenas del Biobío y del Maule y el parque nacional Torres del Paine, en la Patagonia, han arrasado 45.000 hectáreas, según un último informe entregado el miércoles por la estatal Oficina Nacional de Emergencia (Onemi).

"A nivel nacional se registraron 20 incendios activos", de los cuales el que afecta a la región del Biobío (500 km al sur de Santiago) es el más grave, donde "ha muerto una persona y han sido destruidas 24.800 hectáreas", dijo el director de Onemi, Víctor Núñez, en el más reciente balance.

Las llamas allí han dejado a más de 600 personas afectados y arrasado con unas 160 casas, de acuerdo a la Onemi.

En la región del Maule, en tanto, a unos 400 km al sur de Santiago, dos incendios afectan la comuna de Cauquenes. "El primero registra una superficie afectada de 4.282 hectáreas y el segundo, un total de 2.224", dijo Núñez.

En estas localidades, el fuego ha afectado a 200 familias y destruido cerca de 30 viviendas.

Por su parte, el siniestro en el parque nacional Torres del Paine, en la Patagonia chilena, a 3.000 km al sur de Santiago y que se inició hace una semana, ha consumido ya 14.500 hectáreas. La mayoría de los focos están controlados, aunque el fuego aún no ha sido totalmente apagado.

El parque, de unas 230.000 hectáreas de extensión y visitado cada año por miles de turistas, fue reabierto al público parcialmente este miércoles.

Las tres zonas de incendio se mantienen aún bajo 'alerta roja', mientras que el gobierno advirtió sobre la "extrema vulnerabilidad" del país durante esta temporada estival por una inusual ola de calor, sequía y fuertes vientos.

En la región del Biobío, en tanto, se investiga una eventual intencionalidad en el inicio de las llamas.