•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, se reunió este miércoles con la Miss Mundo-2011, la venezolana Ivián Sarcos, y destacó la "sensibilidad social" de la joven por preocuparse de ayudar a los más pobres y colaborar con la superación de su país.

"Agradezco mucho, Ivián, que hayas venido a visitarnos. Creo que tu presencia es una buena señal, es un buen augurio de este año que comienza", expresó el mandatario, tras reunirse por casi una hora con Sarcos en el palacio de gobierno.

"A pesar de que es bastante joven tiene una profunda sensibilidad social, humana. Sin duda que es una joven humanista preocupada por ayudar a las personas más necesitadas, a los humildes, a los pobres, por ayudar al país a su superación", enfatizó el gobernante, quien regaló a Sarcos un ramo de flores.

Sarcos, de 22 años y diplomada en Derechos Humanos, también agradeció la invitación de Chávez y "todo el apoyo" de éste a su trabajo.

Chávez deseó a la joven miss, una morena de cabello largo y ojos negros, "todo el éxito en este año" porque recorrerá el mundo "representando con su belleza, inteligencia y sensibilidad, la belleza de nuestra patria".

No obstante, el mandatario aprovechó para hacer un llamado a las jóvenes venezolanas para que "tengan cuidado" con las ideas que les "meten en la cabeza" de que se sometan a cirugías plásticas, como los implantes mamarios, para ser bellas.

Chávez hizo este comentario a raíz del escándalo mundial desatado por los implantes mamarios de la marca francesa PIP, proclives a romperse y sospechosos de causar cáncer, que se vendieron en varios países de Latinoamérica.

"Hay veces que hay padres que les regalan a sus hijas (una cirugía de implantes mamarios) cuando cumplen 15 años, un llamado a pensar un poquito, eso es parte de la publicidad capitalista", comentó.

Sarcos obtuvo la sexta corona de Miss Mundo para Venezuela, un país con una larga tradición en los concursos de belleza y que también ha subido al trono en seis ocasiones en Miss Universo y otras tantas en Miss Internacional.

La premiación de Sarcos causó gran curiosidad por ser una joven que luchó en la vida tras haber quedado huérfana a los 8 años, haberse criado en un orfanato durante cinco años y casi llegar a ordenarse como monja.

Ahora pasará un año trabajando en el programa de caridad Miss Mundo Belleza, que lleva recaudados 800 millones de dólares en 40 años.