•   Pilar  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La presidenta argentina, Cristina Fernández, fue operada con éxito este miércoles de un cáncer de tiroides en un hospital privado de la ciudad de Pilar -50 km al norte de Buenos Aires- , a menos de un mes después de haber asumido su segundo mandato hasta el 2015.

“La operación se realizó sin ningún inconveniente ni complicación”, dijo el vocero presidencial, Alfredo Scoccimarro, al leer un comunicado en la puerta del hospital Austral, en medio de la algarabía de centenares de seguidores de Fernández que se habían concentrado a la espera de los resultados de la cirugía.

Los médicos señalaron que Fernández, de 58 años, se encontraba despierta y había presentado “una buena recuperación postoperatoria inmediata”, según el informe del cirujano a cargo de la operación, Pedro Saco.

Scoccimarro señaló que durante la intervención, que se extendió por tres horas y media, se le realizó a la mandataria “una tiroidectomía total -extirpación de glándula tiróidea-, según el plan preestablecido”.

72 horas internada

Fernández permanecerá internada durante 72 horas en ese moderno centro de salud y su convalecencia se extenderá por 20 días, hasta el 24 de enero, lapso durante el cual el vicepresidente Amado Boudou tiene a su cargo el Poder Ejecutivo.

Bajo un calor agobiante en el verano austral, cientos de jóvenes celebraron el anuncio de la exitosa operación luego de que muchos de ellos habían permanecido durante dos días en vigilia en el lugar.

La presidenta había llegado bien temprano en la mañana del miércoles al moderno Hospital Austral, junto a sus hijos Máximo -32 años- y Florencia -24-, a bordo de un helicóptero.

“Las perspectivas son excelentes y uno no esperaría ningún tipo de evolución posterior del tumor tras la operación”, había dicho antes de la cirugía el oncólogo Mario Bruno, quien sostuvo que Kirchner podrá “hacer una vida normal” tras la cirugía.

Según el experto, miembro de la Asociación Argentina de Cancerología, la “cirugía permitiría la solución definitiva del problema”.

La operación programada se llevó a cabo menos de un mes después de que Fernández asumiera, el 10 de diciembre, su segundo mandato hasta el 2015 tras haber ganado las elecciones en octubre con el 54,11% de los votos.

“Fuerza Cristina”, decían algunos de los pasacalles y carteles colocados en las rejas que circundan el predio del hospital, junto a banderas argentinas y pancartas con los rostros de la jefa de Estado y de su antecesor y fallecido esposo, Néstor Kirchner.

La especulación de Chávez

Cinco presidentes o expresidentes latinoamericanos fueron diagnosticados con cáncer en los últimos años.


El exmandatario de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva tiene un tumor en la laringe y su sucesora, Dilma Rousseff, se curó de un cáncer en el sistema linfático.

El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, padeció de un linfoma no-Hodgkins (no agresivo) y su colega de Venezuela, Hugo Chávez, dijo haber superado un tumor cuya ubicación nunca ha especificado.

En su primera aparición pública tras comunicarse que padecía el mal, Fernández dijo que cuando la llamó Chávez, le comentó en tono de broma: “’Vos y tu congreso con los que superaron el cáncer: te voy a pelear la presidencia honoraria a vos y a todos’”.

Días más tarde, Chávez especuló con que Estados Unidos hubiera desarrollado una “tecnología para inducir el cáncer” juzgando insólito que cinco mandatarios o exmandatarios latinoamericanos contrajeran esa enfermedad desde 2009.