•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Unos 50 policías y 25 oficiales hondureños serán destituidos de sus cargos por irregularidades, como parte de una depuración en la institución, informó hoy una fuente de la Secretaría de Seguridad, sin precisar detalles.

El director nacional de Servicios Especial de Investigación Preventivos, Danilo Orellana, dijo a los periodistas que los agentes de la Policía Nacional que serán destituidos son 50 agentes de la escala básica y 25 oficiales, en algunos casos por negligencia y la comisión de delitos.

Agregó que la decisión será oficializada por el secretario de Seguridad, Pompeyo Bonilla, y que la destitución se estaría dando entre la presente y la próxima semana.

En otros casos, habrá rotaciones porque algunos oficiales "no han cumplido con las metas que se establecieron", agregó.

En noviembre de 2011 fueron despedidos 28 policías y doce oficiales, como parte de la depuración que se inició en la Policía Nacional por la participación de agentes y oficiales en crímenes y otros delitos, incluidas violaciones a los derechos humanos.

La depuración de la Policía Nacional es una exigencia de diversos sectores de Honduras, entre ellos la rectora de la Universidad Nacional Autónoma, Julieta Castellanos, madre de uno de los dos jóvenes universitarios asesinados el 22 de octubre de 2011 en Tegucigalpa.

Los dos estudiantes fueron asesinados tras una persecución policial, alegando los representantes de la fuerza pública que no acataron una orden de detenerse en un retén.

El crimen provocó el repudio contra la Policía Nacional, que según distintas fuentes, algunos de sus miembros se han visto implicados en la muerte de personas, narcotráfico, extorsión, robo, secuestros y otros delitos.

Algunos sectores consideran que el presidente hondureño, Porfirio Lobo, no tiene voluntad política de hacer una depuración total de la Policía Nacional, a lo que el Gobernante ha respondido que sacará todas "las manzanas podridas" que hay en la institución.