•   Río de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, acortó sus vacaciones cuatro días y regresó hoy a Brasilia para coordinar las medidas de ayuda a los damnificados por las lluvias en el sureste del país, informaron fuentes oficiales.

Las inundaciones, los corrimientos de tierras y los derrumbes causados por las precipitaciones han dejado en la última semana al menos siete muertos, un desaparecido y 43.000 desplazados en los estados de Minas Gerais, Río de Janeiro y Espírito Santo.

Rousseff estaba de vacaciones desde el pasado día 26 en una playa de una base militar en el estado de Bahía (noreste) y tenía previsto volver al trabajo el próximo lunes, pero anticipó su regreso por la gravedad de la situación.

Tras su llegada a Brasilia, la mandataria se reunió con la ministra de la Presidencia, Gleisi Hoffmann, quien le puso al tanto de las decisiones tomadas en una reunión del Gobierno celebrada hoy en la que se aprobó el envío de alimentos, medicamentos, agua potable y colchones a las zonas afectadas.

Este martes el Gobierno aprobó el envío de 450 millones de reales (unos 245 millones de dólares) para acciones de primeros auxilios en los municipios afectados.

En Minas Gerais, el estado más afectado, 142 ciudades han sufrido daños por las lluvias en las últimas semanas y 87 de ellas han decretado el estado de emergencia.

Desde el 30 de diciembre se han registrado seis muertos y un desaparecido en Minas Gerais, mientras que una persona falleció el pasado lunes en el municipio de Laje do Muriaé, en Río de Janeiro, según los balances más recientes de los órganos regionales de Defensa Civil.

En la madrugada de este jueves las lluvias ocasionaron la ruptura del dique que protege a la ciudad de Campos de Goytacazes (Río de Janeiro) de las crecidas del río Muriaé, que se desbordó.

Una barriada de 4.000 habitantes en las afueras de Campos, conocida como Tres Vendas, fue desalojada antes de la llegada de las aguas que inundaron la zona y que también abrieron un enorme cráter en la carretera federal BR-356, una de las vías más importantes de la región.