•   Santo Domingo, República Dominicana  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El temblor de 5,3 grados en la escala de Richter que se sintió en la madrugada del jueves en toda República Dominicana agrietó ocho edificios en un municipio del sur, cercano al epicentro, y causó deslizamientos de tierra en carreteras, sin que se hayan reportado víctimas.

"El temblor provocó el agrietamiento de varios locales y viviendas del municipio de San José de Ocoa", 115 kilómetros al oeste de Santo Domingo, dijo en un comunicado el director del Centro de Operaciones de Emergencias, Juan Manuel Méndez.

La evaluación preliminar, que no reporta daños mayores ni víctimas, cuenta deslizamientos de rocas en la carretera Sánchez, que comunica a Santo Domingo con el resto del sur. La localidad de El Pinar, en la sureña provincia de San José de Ocoa, se encuentra incomunicada por rocas caídas en su vía de acceso.

A las 05H35 locales (09H35 GMT) un temblor de 5,3 grados en la escala de Richter de momento retumbó en el sur del país, 55 kilómetros al oeste de Santo Domingo, según el Instituto Geológico de Estados Unidos (USGS).

En horas de la tarde, una réplica de 4,6 grados se sintió también en el sur dominicano, incluido Santo Domingo. Este segundo temblor tuvo su epicentro 10 kilómetros al este de la localidad de Ocoa, cerca de donde se produjo el primero.

El primer movimiento se sintió en todo el territorio y, tanto en Santo Domingo como en las provincias, se reportaron reacciones de pánico, con gente que abandonaba sus casas para resguardarse.

En diversos barrios de Santo Domingo, decenas de moradores permanecieron en las calles hasta el amanecer, hora y media después del temblor.

El sismólogo José Ramón Delgado, del Instituto Sismológico de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), advirtió a la prensa que se seguirán registrando réplicas en los próximos días, menores al de 5,3 grados de este jueves.

A los dominicanos el temblor les recuerda el sismo de 7,3 grados registrado en enero de 2010 en el vecino Haití, que dejó más de 225.000 muertos tras hacerse sentir en toda la isla La Hispaniola, que ambos países comparten.