•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno de Costa Rica rechazó este miércoles la reanudación de un proyecto minero a la empresa Metales Procesados M.R.W, subsidaria de la canadiense B2Gold, el cual había colapsado en 2007 a causa de un deslave en su cantera, informó una fuente oficial.

La Secretaría Técnica Ambiental (Setena), un organismo especializado del Ministerio del Ambiente, denegó la "viabilidad ambiental" a la propuesta de la compañía, que quería reiniciar actividades de extracción de oro en su mina, ubicada en Miramar de Puntarenas, unos 110 km al oeste de la capital.

La resolución implica, de acuerdo con la ley, el rechazo a las pretensiones de la empresa canadiense.

Una de las razones argüidas por la Setena es la existencia de un decreto emitido el 11 de mayo de 2010 por la presidenta Laura Chinchilla, en el que se declara una moratoria a cualquier nueva exploración o explotación minera, particularmente de oro, en la que se utilicen elementos altamente tóxicos como cianuro o mercurio.

En 2007, cuando esta empresa llevaba dos años de operaciones en Miramar, se produjo un accidente que ocasionó que aguas poluídas con cianuro contaminaran un río cercano, tras lo cual se obligó a cerrar la mina.

Costa Rica ha venido reafirmando, en los últimos años, una posición de rechazo a las actividades extractivas de alto impacto ambiental.

En noviembre pasado, la Corte Suprema de Justicia anuló definitivamente el permiso a otra empresa canadiense para explotar la mina de oro Las Crucitas, en la zona norte del país, la cual grupos ambientalistas consideraban altamente perjudicial para la flora y fauna de la zona.

También el año pasado, el ministerio de Ambiente emitió un decreto en que se congelan las actividades de exploración y explotación de hidrocarburos por lo que resta del actual gobierno, que concluye en mayo de 2014.