•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un intercambio entre el contratista estadounidense preso en Cuba, Alan Gross, por alguno de los cinco agentes cubanos condenados en Estados Unidos “no es posible”, afirmó este miércoles a la AFP un portavoz del Departamento de Estado norteamericano.

“Sus casos no son comparables y los cinco cubanos fueron condenados por una corte federal y están cumpliendo sus sentencias”, dijo el portavoz para América Latina, William Ostick.

La Cancillería cubana había manifestado el martes su disposición a encontrar “una solución humanitaria” para el caso de Gross, sentenciado a 15 años de cárcel en la isla, sobre una base “recíproca” con los cinco agentes cubanos que cumplen condenas en ese país.

“Un intercambio por alguno de los miembros del grupo de los cinco cubanos no es posible”, dijo Ostick. Gross “no es un espía”, subrayó.

Ya Washington había rechazado la posibilidad de un intercambio y la propia secretaria de Estado, Hillary Clinton había negado que se estudiaran concesiones a La Habana a cambio de obtener la libertad del contratista de 62 años.


“Seguimos exigiendo al gobierno cubano la liberación de Alan Gross”, dijo Ostick.

Gross, detenido en diciembre de 2009 en La Habana, fue condenado a 15 años de cárcel por “actos contra la independencia o la integridad territorial del Estado”, por ingresar ilegalmente a la isla equipos sofisticados de telecomunicaciones y entregarlos a comunidades judías.

Actualmente se encuentra internado en un hospital militar de La Habana debido a problemas de salud.

Por su parte, los cinco cubanos, que La Habana reconoce como sus agentes para vigilar a los grupos anticastristas de Miami, fueron detenidos en 1998 y condenados a largas penas de prisión por espionaje. Uno de ellos cumplió la sentencia de 13 años y fue liberado, pero no puede regresar aún a Cuba.

Estados Unidos reconoce a Gross como empleado de la empresa Development Alternatives, contratada por una agencia del Departamento de Estado, pero sostiene que suministraba celulares a grupos judíos cubanos para ayudarles a comunicarse con el exterior.