•   Chisinau  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Una moldava de 25 años que acompañaba al capitán del "Costa Concordia" cuando el navío naufragó el pasado 13 de enero en Italia, dijo el jueves a la AFP que el comandante Francesco Schettino salvó muchas vidas y calificó de "absurdas" las acusaciones contra él.

Domnica Cemortan, una bailarina de ballet de 25 años, de doble nacionalidad moldava y rumana, contó que estaba cenando con amigos cuando tuvo lugar el accidente y negó que Schettino estuviese bebiendo en la cubierta.

"Todas las acusaciones que se oyen contra él son absurdas", declaró a la AFP Cemortan, quien regresó a Chisinau tras el naufragio.

"Abandoné el barco a las 23H50", declaró. "El comandante aún estaba trabajando en cubierta", añadió.

Según testigos, Schettino ya se había refugiado en tierra a las 00H30. Nunca regresó a bordo. Las operaciones de rescate prosiguieron hasta las 06H00, indicaron los bomberos.

"El comandante del 'Costa Concordia' es el mejor de la compañía. Hizo todo lo que había que hacer y salvó gente", afirmó Cemortan.

Según los medios de comunicación italianos, los investigadores desean interrogar a Cemortan, quien, afirman, no estaba registrada como turista ni como miembro de la tripulación del "Costa Concordia".