•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

La Universidad Creativa, un centro de estudios privado en Costa Rica, deberá suspender a partir de hoy un programa de becas en el que le imponía a los estudiantes realizar labores domésticas en las casas de los dueños de la entidad, por orden del Consejo Superior de Educación (Conesup).

El caso salió a la luz esta semana, cuando la Radio Reloj denunció con testimonios que al menos diez estudiantes becados por el centro educativo debían efectuar trabajos domésticos en las residencias de tres de los dueños de esa universidad.

Jóvenes, incluso algunos de ellos menores de edad, tenían que realizar labores como lavar ropa y platos, barrer y limpiar pisos, cocinar, realizar diligencias y hasta cuidar niños pequeños de familiares de una de las propietarias de la universidad, según la denuncia de los afectados.

Para mantener la beca debían cumplir con jornadas de hasta 18 horas a la semana en este tipo de actividades.

Por esta razón, el Conesup acordó de manera unánime que la Universidad Creativa está obligada a partir de hoy a "suspender de inmediato cualquier práctica que pueda corresponder con los hechos denunciados".

Según un comunicado oficial, el ente rector de las universidades en Costa Rica también ordenó a esa casa de estudios "mantener en todos sus extremos las becas a los estudiantes involucrados en estos supuestos hechos" así como "abstenerse de cualquier tipo de represalia contra los estudiantes que han planteado esta denuncia o forman parte del grupo afectado".

La Universidad Creativa reconoció que estos trabajos forman parte de una modalidad de las becas que ofrece a sus estudiantes, pero ha negado en todo momento que se tratara de actividades humillantes o de explotación.

No obstante, el ministerio de Trabajo abrió una investigación sobre el caso para determinar las condiciones en que los estudiantes tenían que trabajar en las viviendas particulares.