•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Estados Unidos urgió el jueves a China a presionar al nuevo líder del régimen de Corea del Norte a abstenerse de realizar ejercicios militares, asegurando que su aliado Corea del Sur afrontaría una "enorme presión" para responder a cualquier provocación.

Kurt Campbell, principal diplomático de Estados Unidos en Asia, admitió que se sabe poco acerca del nuevo líder supremo norcoreano Kim Jong-un y advirtió que "pasos provocadores conllevan el riesgo de activar profundas e imprevisibles consecuencias".

"Debemos saber llevar la situación con el mayor de los cuidados y esperamos que China en sus deliberaciones con Corea del Norte asegure que ese mensaje ha sido profundamente entendido", señaló Campbell en el centro de formación de opinión ('think-tank') Stimson Center, resaltando las puntualizaciones realizadas a inicios de este mes en una gira por el este asiático.

En 2010 Corea del Norte bombardeó una isla en su vecino del sur y fue acusado de torpedear un buque de guerra surcoreano, incidentes que acabaron con la vida de 50 personas y que algunos analistas ven como una forma de que el joven heredero Kim pruebe su temple.

Campbell, secretario asistente del Departamento de Estado, dijo que el presidente surcoreano, Lee Myung-Bak, estrecho aliado de EEUU, exhibió "notable moderación" tras las muertes en aquellos incidentes.

"Pero sus dirigentes han dejado claro que han llegado a un punto en que si enfrentan nuevas provocaciones, deberían afrontar una enorme presión para responder. Y nosotros lo entendemos", dijo Campbell.

China es el aliado más cercano a la aislada Corea del Norte a pesar que Campbell dijo que hasta los altos funcionarios en Pekín estaban en penumbras sobre la muerte del líder Kim Jong-il, hasta que fue anunciada dos días después por la televisión estatal norcoreana.