•   La Paz / EFE  |
  •  |
  •  |

Una oleada de conflictos se vivió ayer en Bolivia, con protestas de médicos y trabajadores de la prensa, bloqueos de carreteras con Argentina y Paraguay y una huelga en la región sureña de Tarija, en vísperas del VI Aniversario de la llegada al poder del presidente Evo Morales.

El mayor conflicto tuvo lugar en Tarija, donde vecinos y sindicatos paralizaron la región y cerraron las carreteras hacia los países vecinos por una disputa con el departamento aledaño de Chuquisaca por la propiedad del campo de gas Margarita, el más grande de Bolivia que administra la petrolera española Repsol.

“El paro es total, el bloqueo de caminos también. La medida decretada por Tarija en defensa del campo Margarita es contundente”, dijo a Efe el diputado opositor Willman Cardozo, representante de esa región en el Parlamento.

Los líderes tarijeños denuncian irregularidades en el proceso para contratar a la firma estadounidense Gaffney, Cline & Asociates para que haga un estudio que defina si el campo es compartido o no por ambas regiones.

El campo Margarita y el vecino de Huacaya están administrados por Repsol, que posee un 37.5 % de la concesión, al igual que British Gas, BG, mientras Pan American Energy, PAE, tiene el restante 25%.

También sindicatos de medios

En paralelo, sindicatos de medios informativos protestaron en cinco ciudades en defensa de la Ley de Imprenta que Morales pretende modificar, dijo a Efe el dirigente de la Confederación de Trabajadores de la Prensa, Ramiro Echazú.

Echazú rechazó las conclusiones de una reciente reunión de grupos leales a Morales que plantearon nuevas leyes para regular el trabajo de los medios, porque son, según dijo, “insinuaciones” de sectores que “permanentemente han ido pisoteando el derecho a la información y a la libre expresión”.

La Asociación de Periodistas de La Paz ratificó en un comunicado “la plena vigencia” de la Ley de Imprenta, al recordar el 87 Aniversario de su promulgación, y llamó al sector “a unirse para preservar ese derecho humano frente a los intentos políticos de censura”.

Al mismo tiempo, miles de afiliados al Colegio Médico de Bolivia cumplieron ayer una huelga de 24 horas porque el Ministerio de Salud excluyó a esa institución de las convocatorias para las residencias médicas, según dijo su presidente, Alfonso Barrios Villa.