•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, se comprometió hoy, día en que cumple dos años en el poder, a redoblar esfuerzos para resolver los problemas de desempleo e inseguridad del país, considerados sus asignaturas pendientes.

En una entrevista al Canal 10 de la televisión local, Lobo reconoció que no ha podido cumplir como esperaba sus promesas de campaña, "empleo y seguridad", pero señaló que los dos años que restan de mandato seguirá trabajando en ese esfuerzo.

"Las decisiones que yo tome van a estar encaminadas a tratar de que hagamos lo mejor por Honduras y seguiré luchando por la seguridad de frente, seguiré luchando por ver cómo logramos mejores niveles de empleo para la gente", subrayó Lobo, quien asumió el poder el 27 de enero de 2010.

La mayoría de los sectores reconoce a Lobo logros en política exterior, pero no en los objetivos prioritarios que se marcó durante la campaña para las elecciones de noviembre de 2009.

El actual mandatario logró sacar al país del aislamiento internacional en que se vio sumido después del golpe que depuso a Manuel Zelaya de la Presidencia, en junio de 2009.

En 2011 Lobo logró que Zelaya retornara a su país tras un acuerdo en el que mediaron los gobiernos de Colombia y Venezuela, lo que además propició el regreso de Honduras a la Organización de Estados Americanos (OEA), que le había suspendido por el golpe de Estado.

Las relaciones con la comunidad internacional se terminaron de normalizar en 2011, pero en lo interno Honduras sigue viviendo los problemas del desempleo, una ola de violencia con un promedio de 20 muertes diarios, corrupción, pobreza y deficientes sistemas de salud y educación, entre otros.

Uno de los temas que también preocupa a los hondureños es el tráfico de cocaína, procedente de América del Sur con destino a Estados Unidos.

Honduras sirve de puente a los narcotraficantes, que hacen sus envíos principalmente por vía aérea y marítima.

Al respecto, Lobo dijo que Estados Unidos tiene que asumir su responsabilidad, porque es consumidor de la droga.

"Aquí hay una cosa real, los que producen y los que consumen; nosotros ponemos aquí los muertos y todo, los problemas sociales que tenemos, pero aquellos tienen que asumir su responsabilidad, es un tema que hemos reclamado todos los presidentes de la región con el mayor consumidor, que en este caso es Estados Unidos", enfatizó.

En opinión de Lobo, Honduras no tendría problemas si no estuviera entre los que producen y los que consumen la droga.

Según un sondeo de opinión, hecho por el Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación de la Compañía de Jesús (ERIC) de Honduras y la Universidad Centroamericana (UCA) de El Salvador y publicado esta semana, Lobo obtuvo, en una escala de 1 a 10, 4,6 puntos, lo que significa que fue reprobado.

En 2010 obtuvo una calificación del 5,11 puntos.

El 68,4 por ciento de los hondureños cree que Lobo ha hecho "poco o nada" para que su país supere los problemas de pobreza y económicos, entre otros, de acuerdo con el sondeo.