•   GUATEMALA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El octogenario exdictador Efraín Ríos Montt purgaba este viernes prisión domiciliaria, en espera de un posible juicio por genocidio, en el que podría ser condenado a 30 años de cárcel.

La resolución de la Jueza Primera de Alto Riesgo, Patricia Flores, abre el camino para que Ríos Montt, sea el primer golpista acusado por genocidio en el marco de una guerra de 36 años y que dejó 200,000 muertos o desaparecidos en Guatemala, según un informe avalado por la ONU.

Bajo el régimen de Ríos Montt se ejecutaron los planes contrainsurgentes “Victoria 82”, “Firmeza 83” y “Sofía”, como consecuencia de los cuales hubo 1,771 indígenas mayas ejecutados, entre ellos mujeres y niños, 54 comunidades arrasadas y 29,000 desplazados en el departamento del Quiché.

“Estos crímenes son horrendos y se logró establecer que dentro de la estructura militar, usted (Ríos Montt) se encuentra en la línea de mando”, afirmó Flores al procesarlo por los delitos de genocidio y de lesa humanidad.

Masacre a indígenas
La acusación precisa que durante aquel régimen se perpetraron al menos 72 hechos delictivos, entre ellos 11 masacres, que diezmaron a la etnia maya Ixil.

Ríos Montt había pedido a las autoridades judiciales conocer su caso, y por ello compareció este jueves ante un juzgado, 12 días después de que perdiera la inmunidad que tenía como diputado.

El Ministerio Público tiene ahora hasta el 17 de marzo para presentar el acto conclusivo, es decir, presentar toda la investigación penal y en ese proceso la jueza determinará si el exdictador es llevado o no a juicio oral y público.
Aunque la jueza procesó por los delitos de lesa humanidad a Ríos Montt, de 85 años, lo favoreció con una medida sustitutiva al otorgarle previa fianza de 65,000 dólares, el arresto domiciliario debido a la edad y considerar que no existe peligro de fuga.

La resolución de avanzar en un posible juicio contra el exdictador fue recibida con beneplácito por organizaciones humanitarias, pero rechazaron la prisión domiciliaria a la que calificaron como “burla”.

“El sistema está saldando las deudas que tenía con los pueblos indígenas y la sociedad por las graves violaciones a los derechos humanos”, comentó a periodistas el director de la Fundación de la Premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú, Eduardo de León.

El arresto domiciliario “es como si (Ríos Montt) estuviera libre. Nos duele (...) No era lo que esperábamos”), comentó la directora de la Fundación de Familiares de Detenidos y Desaparecidos de Guatemala, Famdegua, Aura Elena Farfán.

En tanto, la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Oacdh, se congratuló este viernes por el procesamiento.

“Saludamos el proceso contra el exdictador Efraín Ríos Montt, por las acusaciones de genocidio y crímenes de lesa humanidad cometidos durante su permanencia en el poder, entre 1982 y 1983, cuando ocurrieron algunas de la peores atrocidades de la guerra civil”, señaló Ravina Shamdasani, portavoz del Alto Comisionado.

El fallo de la jueza coincidió con la aprobación en el Congreso guatemalteco de un decreto que ratifica el Estatuto de Roma (1998), bajo el cual el país adhiere a la Corte Penal Internacional, CPI.