•  |
  •  |
  • Roma / EFE

La decimoséptima víctima del naufragio del crucero Costa Concordia, el pasado 13 de enero, frente a la isla italiana del Giglio, fue recuperada ayer y es una mujer vestida con el uniforme que llevaba la tripulación, informó en una nota la Unidad de Crisis que se ocupa del accidente.

En la lista que publicó hace unos días la Protección Civil italiana, la única mujer miembro del equipaje que estaba desaparecida era la peruana Erika Fani Soria Molina, de 26 años, quien trabajaba como camarera en el barco.

“Según las informaciones que nos han llegado, la mujer que ha sido encontrada esta mañana sería un miembro de la tripulación, pues llevaba el uniforme de servicio”, se lee en una nota del Comisario delegado para la emergencia del naufragio del Costa Concordia.


No llevaba chaleco salvavidas

Los buzos que encontraron esta mañana el cuerpo en la parte sumergida del puente seis explicaron que se trataba de una mujer joven, vestida con camisa y pantalón oscuros y no llevaba el chaleco salvavidas. Los padres y hermanos de Erika se encuentran en la isla del Giglio desde hace varios días esperando noticias sobre familiar.

El consulado de Perú en Florencia informó a EFE de que aún no se ha producido alguna comunicación a la familia Soria Molina, ya que a cada víctima se le realiza la prueba del ADN para la identificación. El cuerpo encontrado esta mañana fue trasladado al hospital de Grosseto para proceder a su identificación. Por otra parte, también se comunicó ayer que una de las víctimas encontradas en los últimos días ha sido identificada como la alemana Inge Schall. Según los datos de Protección Civil italiana, quedan aún por encontrar 16 personas, y hay dos cadáveres todavía sin identificar.