•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El "Dream Act", una iniciativa legislativa encaminada a legalizar la situación de estudiantes indocumentados en Estados Unidos, debe ser la prioridad del Congreso en materia migratoria, afirmó hoy la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano.

Napolitano pronunció hoy su discurso anual del Estado de la Seguridad Nacional, en Washington, en el que recordó que el terrorismo sigue siendo una de las principales amenazas a combatir, junto con un amplio rango de intrusiones en el ciberespacio, "que van en aumento".

En su discurso, Napolitano también se refirió a la relación de Estados Unidos con México, tras admitir "errores graves" en la operación "Rápido y furioso", que permitió el trasiego ilegal de armas al país vecino.

Su Departamento, creado tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 con el objetivo de fortalecer la seguridad nacional y anticiparse a la amenaza terrorista y otros peligros, también se encarga del control fronterizo, tanto de mercancías como de personas.

En este ámbito, señaló que, si bien los intentos de cruzar la frontera suroeste de manera ilegal se han reducido en más de un 50 por ciento en los últimos tres años, hay un problema que el país debe atender cuanto antes.

Se trata de los jóvenes, que fueron traídos de niños por sus padres de manera ilegal, criados en Estados Unidos, que quieren acceder a la universidad y que debido a su situación se exponen a ser deportados.

"Si hay un elemento de todo el universo de la inmigración que necesita ser arreglado, debe ser arreglado -y estuvo a punto de ser arreglado el pasado año por el Congreso-, debería ser ése", dijo.

El "Dream Act" permitiría la legalización de estudiantes indocumentados que, entre otros requisitos, entraron al país antes de los 16 años, se hayan graduado en secundaria o su equivalente y completen al menos dos años en la universidad o presten servicio militar.

La medida fue aprobada en la Cámara de Representantes en 2007 pero no logró los 60 votos necesarios en el Senado para proceder a su votación definitiva y volvió a quedarse pendiente en 2010.

"Continuamos urgiendo al Congreso a acometer una reforma migratoria", dijo Napolitano al señalar que su departamento ha aumentado el número de agentes fronterizos a más de 21.000, que es más del doble de los que había en 2004.

Preguntada sobre la responsabilidad compartida entre México y Estados Unidos en la guerra contra el crimen organizado, Napolitano subrayó que ambos países "están comprometidos con la batalla contra los cárteles, particularmente los que manufacturan narcóticos para traerlos al norte, a Estados Unidos".

Napolitano hizo referencia a la operación "Fast and Furious" ("Rápido y Furioso"), que permitió de manera encubierta el trasiego ilegal de armas de EE.UU. a México entre 2009 y 2010, con el objetivo de seguirles la pista para llegar a los capos, pero en el camino se perdió el rastro a cerca de 2.000 armas, lo que generó tensión entre ambos países.

"Creo que todo el mundo sabe que se cometieron graves errores, la cuestión principal es que ese tipo de errores no se repitan nunca", señaló Napolitano, que enfatizó que el comercio con México y el tránsito de mercancías entre ambos países crean miles de puestos de trabajo en Estados Unidos, por lo que continuará la colaboración bilateral.

"Estos esfuerzos no sólo extienden el mercado legítimo, sino que frenan el tránsito ilegal de bienes que entran en el país, bienes que menoscaban los negocios locales que se rigen por las normas", señaló.