•   Ciudad de Panamá, Panamá  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un debate en el Congreso de Panamá sobre la creación de una sala constitucional derivó en intercambio de golpes e insultos en el área del público entre seguidores y detractores del proyecto de ley impulsado por el presidente Ricardo Martinelli, mostraron imágenes de TV.

Los incidentes se produjeron durante un receso del plenario, cuando varias decenas del público que acudió a presenciar la sesión empezaron a insultarse, a lanzarse objetos y a golpearse, provocando la suspensión de los debates.

Además, afuera del Congreso, decenas de opositores convocados por el SUNTRACS, el poderoso sindicato de la construcción, gritaban consignas contra el gobierno de Martinelli y los diputados oficialistas.

"En mis 31 años de vida parlamentaria he visto protestas y disentir sobre proyectos de leyes pero esta vez ha llegado la incidencia donde pueblo contra pueblo se enfrentan", dijo el diputado del opositor Partido Revolucionario Democrático, Elías Castillo.

"Es lamentable y es producto de la terquedad" del oficialismo por aprobar el proyecto de ley, añadió Castillo en RPC Televisión.

En el Congreso panameño, de mayoría oficialista, se viene discutiendo en tensas sesiones un proyecto de ley para activar la Sala Quinta, una sala dentro de la Corte Suprema de Justicia, donde tres magistrados nombrados por el Ejecutivo tratarían temas constitucionales.

La sala fue creada en 1999, pero no entró en funciones por diferentes trabas legales y políticas y ahora el proyecto busca reactivarla.

La oposición rechaza el proyecto entre otras cosas porque asegura que Martinelli tendría más poder al controlar a la mayoría de los 12 magistrados de la Corte y buscaría la reelección presidencial, prohibida por la actual Constitución.

"La sala quinta es entregarle el Poder Judicial al presidente (Martinelli)", dijo el vicepresidente y máximo dirigente del opositor Partido Panameñista (derecha), Juan Carlos Varela.

"El partido (Cambio Democrático -derecha- que preside Martinelli) no busca una reeleccion de su presidente y la Constitución lo prohíbe", aclaró por su lado el canciller panameño, Roberto Henríquez.