•   Teherán / Efe  |
  •  |
  •  |

Irán celebra este sábado el 33 Aniversario de la Revolución Islámica, en medio de sanciones internacionales y amenazas de ataques militares que han eclipsado la lucha por el poder que vive el régimen, de cara a las elecciones legislativas del próximo dos de marzo.

Desfiles y mensajes políticos marcarán, como todos los años, desde que el ayatolá Ruhola Jomeini encabezó, el 11 de febrero de 1979, la revolución que derrocó al sah, Mohamad Reza Palevi, una celebración que se vive en tensión por las amenazas de ataques de Israel y EU, para frenar su controvertido programa nuclear.

El régimen de los Ayatolá asegura que responderá de manera aplastante a cualquier ataque y afirmado que el territorio de Israel y las bases y buques de guerra de EU en la zona están al alcance de sus misiles, al tiempo que negaba las acusaciones de que su programa nuclear tenga fines militares. Las sanciones impuestas a Irán por EU y la Unión Europea, en especial a sus sectores petrolero y financiero, que causan ya mella en la economía, han creado asimismo una fuerte preocupación entre la población y empresarios, que ven cómo algunos productos dejan de llegar al país y los precios suben casi a diario.

La dificultad para obtener divisas, debido al bloqueo de transferencias bancarias, y los problemas de transporte han hecho que algunos alimentos, materiales y equipos que Irán compra en Asia sean difíciles de adquirir, dijeron a Efe empresarios locales.

Pese a eso, las autoridades iraníes han insistido en que las sanciones no les afectan, y que perjudicarán más a los estados que las imponen.